Archive

Monthly Archives: May 2014

Bruce H. Lipton, investigador celular de prestigio, asegura
que las creencias modelan nuestra salud

Entrevista de Motnse Cano, en la REVISTA INTEGRAL

Como biólogo, lleva décadas estudiando las células y ha llegado a la conclusión de que los genes no son la clave de la vida, como asegura la élite científica. ¿En qué no está de acuerdo?
Empecé mi carrera dando clases en la Universidad. Estaba enseñando que los genes controlan la vida, pero tenía un problema con este tipo de enseñanza. Según las teorías genéticas que conocemos, nosotros no elegimos nuestros genes. Si no nos gustan nuestras características, no podemos cambiar nuestros genes. Por tanto, si los genes controlan la vida, nosotros carecemos de ese control y entonces somos unas víctimas. Eso significa que, si hay casos de cáncer o de diabetes en nuestra familia, nosotros no podemos hacer nada: soy una víctima y no puedo cuidar de mí mismo, necesito que otros me cuiden. Son las empresas farmacéuticas las que dicen que van a curarme y pagamos mucho dinero para ello. Y es verdad que la medicina hace milagros, pero solo en traumatología, porque si tengo un accidente, me hace falta otro corazón, me he roto una pierna, es ahí donde es efectiva la medicina. Si preguntas a un médico cómo funciona el cáncer, la diabetes, la artritis… cómo funciona la enfermedad, no lo sabe. Conoce la práctica, pero no tiene respuestas.

¿Los medicamentos pueden ser más peligrosos de lo que creemos?
Nos dan medicamentos para la enfermedad, pero esto causa muchos problemas en el cuerpo. Porque esta medicina basada en la farmacología no entiende cómo está interrelacionada toda la bioquímica del organismo. Simplemente, meten la sustancia química en el cuerpo, pero las relaciones dentro del organismo humano son muy complejas. Cuando tomo una pastilla química y la introduzco en mi cuerpo, no solo afecta a aquel lugar donde tengo el problema, sino que afecta a muchas otras cosas a la vez. Son los llamados “efectos secundarios”. Pero, en realidad, no son secundarios sino directos. No entienden que el efecto de las drogas no solo crea un efecto sino múltiples. Según las estadísticas en EEUU, ¡los fármacos matan allí a más de 300.000 personas cada año! Y esas personas son muchas más que las que mueren por tomar drogas ilegales. Hay algo que no funciona en la ciencia médica, porque están matando mucha más gente de la que están ayudando. No saben cómo funciona el cuerpo ni las células. No quiero ser muy duro con la medicina, porque hace cosas muy buenas, pero solo en traumatología.

¿Por dónde debería ir la investigación medica si quiere ayudar realmente en la enfermedad?
Tiene que aprender cómo funcionan las células. Hay dos grandes errores en la medicina. El primero es que creen que los genes controlan la vida. Dicen que se encienden y apagan. Pero los genes son como el plano de un arquitecto, un plano para crear las proteínas del cuerpo. Las proteínas nos dan nuestra estructura y nuestro comportamiento. Los genes no controlan la vida, son como un dibujo. Si estamos ante un arquitecto y le preguntamos si su dibujo está encendido o apagado, nos dirá que estamos locos. Y eso ocurre con los genes. Una vez que tienes los planos, necesitas un contratista para hacer la casa. Ahora sabemos que el sistema nervioso y la mente son ese contratista.

¿Cuál es, entonces, la clave para comprender la naturaleza de la vida?
En 1967, hace 44 años, estaba trabajando con células madre. Algunos piensan que la investigación con células madre es reciente, pero yo ya trabajaba con ellas en los años 60. Fui un pionero porque en esa época había muy poca gente trabajando en ello. Y un experimento que hice en esa época cambió la idea que tenía del mundo. Puse una célula madre en un plato petri y, como cada diez horas se divide en dos, al cabo de dos semanas, tenía miles de células, todas idénticas. Luego cogí algunas de ellas, las coloqué en otro plato y cambié el entorno celular (son más como peces porque viven en un entorno fluido). Cambié la química en ese plato y ahí formaron músculo. Después, cogí otras del primer plato y las puse en un entorno diferente, y se formó hueso, y otras se convirtieron en grasa al volver a cambiar el entorno. Entonces, la pregunta es muy sencilla, ¿qué controla el destino de las células? Todas eran idénticas, lo único que era diferente era el entorno. Cuando cojo células sanas y las coloco en un entorno nocivo, la células enferman y mueren. Si un médico las mirara, diría: “¿Qué medicina hay que darles?” ¡Pero no hace falta ninguna medicina! Les cambias el entorno nocivo, las colocas en uno sano y saludable y las células sanan. Esto demuestra una cosa muy sencilla: el destino de la célula refleja lo que está ocurriendo en el entorno. Cambia el entorno y entonces cambiarás el destino. Eso de que los genes son los que controlan la vida es un cuento. Es el entorno el que la controla. Los humanos somos una comunidad de 50 trillones de células, por tanto, la célula es el ser viviente y la persona es una comunidad. El humano es un plato petri cubierto de piel. ¡Es verdad! Dentro de mí hay 50 trillones de células y el entorno celular para nosotros es la sangre, por ello la composición de la sangre cambia el destino de la célula.

¿Y qué controla la química de la sangre dentro del cuerpo?
El sistema nervioso. ¿Y qué química crea el sistema nervioso en la sangre? Pues depende del sistema exterior. La célula y el ser humano son la misma cosa. Por ello, si pongo al ser humano en un entorno nocivo, igual que la célula, también enferma. Si lo trasladas a un entorno sano, entonces sana. Por tanto, la medicina culpa a las células por la enfermedad y trata de cambiar la química de las células, pero ese no es el problema, el problema es el entorno. Y si cambias a la persona de entorno, sin medicamentos, el cerebro cambia la química. El cerebro de la célula y el de la persona leen y entienden el entorno. Pero hay una diferencia: la mente interpreta. Y así puede suceder que estemos en un entorno muy sano, pero si la mente lo lee como un entorno negativo o malo, crea una química que hará a mi cuerpo enfermar. La diferencia entre la célula y el ser humano es que este tiene una mente que hace una interpretación y la célula lee el entorno directamente. Si metes un programa con errores en la mente, entonces la química que genera no está en armonía con la vida. Y esto nos sirve para entender cómo funciona un placebo. Cambio mi creencia y pienso que esto me va a sanar, tomo una píldora porque creo que esto me va a traer salud, y me mejora y me sana, pero la píldora podría ser de azúcar, en realidad no ha hecho nada, han sido mis creencias. Y a eso lo llamamos pensamientos positivos y efecto placebo.

Pero los científicos desprecian el efecto placebo y el poder de la mente
para sanar.
Sí, tienes razón. ¿Eres consciente de que hay más de una manera de hacer energía sin tener que depender del petróleo? Pero seguimos dependiendo del petróleo porque no interesa el cambio a los que controlan la energía. Lo mismo pasa con las empresas farmacéuticas. Venden fármacos y ¿poder sanar sin fármacos es bueno o malo para la industria farmacéutica? No quieren que sanes sin comprar sus fármacos. ¿Se puede poner energía en una capsula? Si fuera así, las farmacéuticas intentarían vendértela. Si puedo sanar sin usar medicamentos, la industria que los produce no gana dinero. Deberíamos poder decir que la ciencia está separada de la industria farmacéutica, pero no es así, porque con el dinero de esta se está pagando el desarrollo de la ciencia, y ese dinero solo va esos estudios que dicen que las drogas funcionan. El dinero controla la ciencia.

Explíquenos cómo funciona ese poder que dice que tiene la mente para la autocuración.
He hablado de que la mente controla: si piensa de una manera, se va en una dirección y, si piensa de otra, se va en otra. Por ejemplo, cierro los ojos, los abro y veo a alguien a quien amo. Entonces mi cerebro segrega dopamina, oxitocina, etc. Lo puedo sentir en mi cuerpo, puedo sentir el amor, y esa química trae salud a las células. Por eso, quien se enamora se siente tan bien. Pero si abro los ojos y veo algo que me asusta, segrego hormonas del estrés. Y estas hacen dos cosas. La primera es que frenan el crecimiento del cuerpo. Porque si me está persiguiendo un león, necesito toda la energía para poder escaparme, y mi organismo apaga todo lo que no sea imprescindible para correr más rápido, así que se paraliza todo lo que tiene que ver con el crecimiento. La gente no lo sabe, pero tienes que crecer todos los días, porque, si no, te mueres. Cada día cientos de billones de células mueren y tienes que ir produciendo nuevas. Cada tres días, el sistema digestivo renueva sus células, pero si se intefiere con ese crecimiento, entonces no puedo estar sano porque estoy perdiendo demasiadas células al día, por eso la quimioterapia hace que se caiga el pelo y crea problemas de digestión, porque mata todas las células, no solo las del cáncer. La segunda consecuencia de las hormonas del estrés es que se cierra todo aquello que usa energía, y el sistema inmunitario usa muchísima energía: cuando estás enfermo te sientes muy cansado porque tu energía la está usando el sistema inmunitario. Si estoy huyendo de un león, deja de funcionar. Simple. Las hormonas del estrés apagan el sistema inmunitario, incluso la medicina usa este efecto en algunas ocasiones. Por ejemplo, si me trasplantaran un corazón, mi sistema inmunitario lo rechazaría. En esos casos, los médicos dan hormonas del estrés y eso impide que funcione el sistema inmunitario. Es tan claro que suprime el sistema inmunitario que lo usamos como un medicamento. Cuando la persona está bajo estrés, afecta de dos maneras: la primera es que deja de haber crecimiento y la segunda es que se apaga el sistema inmunitario. De esta forma, virus nocivos pueden atacarme fácilmente. Cuando estás bajo mucho estrés, te enfermas. Y debo decir que, si tomamos una muestra de sangre de cada persona, descubrimos que todos tenemos células cancerígenas. Las tenemos siempre, pero si está funcionando el sistema inmunitario, no pueden crecer. Una vez que se apaga el sistema inmunitario, proliferan. Es como el catarro: no tienes que coger el virus, ya lo tienes dentro. Son organismos oportunistas. El 90 por ciento de la gente que va al médico es debido al estrés, y también el cáncer funciona igual.

Usted insiste en sus libros en que la medicina convencional tampoco tiene en cuenta los campos energéticos.
Como decía, la primera razón por la que la medicina de hoy es cuestionable es porque los médicos no saben cómo funcionan las células. La segunda es que la medicina está basada en la física de Newton. No reconoce la energía, esa parte invisible, las señales electromagnéticas. Pero, a principios del siglo XX, apareció la física cuántica, que dice que todo es energía, lo que podemos ver y también lo invisible. Si miras dentro del átomo, hay electrones, protones, neutrones. ¿Y qué hay dentro? Energía. La ciencia más reciente indica que el cuerpo responde a la física cuántica, no la newtoniania. La medicina dice que quiere cambiar la química del organismo con drogas y la nueva medicina dice que hay que cambiar la energía.Y esta nueva medicina, la cuántica, es mucho más poderosa, porque responde primero el campo energético que el físico.

Si todo es energía, ¿los pensamientos también?
La mente es energía. Cuando piensas, transmites energía, y los pensamientos son más poderosos que la química. Así que esto es peor para las empresas farmacéuticas porque no lo pueden vender. Por tanto, no les interesa una conexión entre la mente y el cuerpo. Pero es cierto que las propias creencias se convierten en un campo energético, una transmisión, y esta se transforma en una señal que es capaz de cambiar el organismo. Y así es como funcionaba la sanación antes del desarrollo de la medicina. La gente sanaba con los chamanes, con las manos… pero eso no puede vender y por eso la medicina no quiere ir por ese camino. Y es la razón por la que yo cambié mi carrera. Estaba enseñando en la universidad que hay que seguir con drogas y sabía que eso no era verdad. La medicina lo conoce, pero no habla de ello. Sabe que el pensamiento positivo, el placebo, puede sanar, y también que el pensamiento negativo puede matar. Uno se llama placebo y el otro nocevo. En realidad, no es que sea positivo o negativo, es la manera de pensar. Si el médico te dice que tienes cáncer, aunque no tengas cáncer, si lo crees, crearás la química que generará cáncer. Por tanto, el problema no es tanto el entorno real sino el que tú interpretas.

Y eso enlaza con la física cuántica.
Totalmente. Por eso no funciona la medicina, porque no reconoce la ciencia cuántica. No mira hacia ahí porque el dinero está en otro lado.

Usted ha explicado que, en la mente, quien realmente tiene el poder es el subconsciente.
Es millones de veces más poderoso y más importante que la mente consciente. Utilizamos el subconsciente el 95 por ciento del tiempo.

Pero no lo podemos controlar.
Lo puedes reprogramar. La información del subconsciente se recibe en los primeros seis años de vida. Eso que aprendiste en esos años se convierte en el conocimiento fundamental de tu vida. Por tanto, hay muchos estudios que demuestran que las enfermedades que tenemos de adultos, como el cáncer, tienen que ver con la programación y el entorno que vivimos en los primeros seis años de vida.

¿Eso significa que, a pesar de la educación voluntariosa de los padres, los niños absorben también sus enfermedades, o sus actitudes negativas, y así se ‘programa’ su subconsciente?
La gente, cuando oye esto, se preocupa, se culpa. Pero no eres culpable si tú no sabes que el subconsciente funciona así. No lo sabían nuestros padres, ni nuestros abuelos ni bisabuelos. Ahora bien, cuando lo entiendes, tienes que cambiar tu manera de vivir, porque entonces sí eres responsable. Está demostrado que si un niño adoptado vive en su familia casos de cáncer, en su madurez puede padecer cáncer aunque su genética sea diferente. Sería algo así como conducir un coche: si te enseñaron a conducir mal y has automatizado esa forma de conducir, pues lo más probable es que tengas accidentes. Si te enseñaron a maltratar tu cuerpo con mala información, destruirás el vehículo de tu cuerpo, cuyo conductor es la mente. El futuro es una mejor educación para los niños, incluso en la etapa prenatal.

¿Cómo podemos reprogramar el subconsciente?
Los comportamientos que vienen del subconsciente no los percibes y pueden estar haciéndote daño. Quizás te sientes enfermo y echas la culpa a otra cosa. Es tu propio comportamiento el que te lleva ahí, pero no te das cuenta. Al cambiar estos programas erróneos en el subconsciente, puedes recrear toda tu vida. Hay varias maneras de hacerlo. Se piensa que, cuando la mente consciente registra algo, la subconsciente también filtra esa información, pero no es así. La mente consciente es creativa y la subconsciente trata de todos los hábitos. Si le enseñas al subconsciente algo diferente, se lo enseñas también a la consciente, pero no al revés. Por ello, la manera de reprogramar es repetir y repetir hasta que se crea un hábito. Si leo un libro de autoayuda, mi mente consciente dice: “Sé todo lo que hay en el libro y lo aplico”, pero la subconsciente no se entera de nada. Entonces, piensas: “¿Por que sé tanto y todavía mi cuerpo no funciona?” Los pensamientos positivos, el conocimiento… solo funcionan el 5% del tiempo, pero el 95% son los hábitos que tengo desde mi niñez. Y esa es la razón por la que los pensamientos positivos no son suficientes. Ayudan, pero no ves muchos resultados. Todo sigue igual hasta que no cambias el subconsciente. Técnicas de psicología basadas en la energía como la hipnosis o el Psych-K son una manera de cambiar el subconsciente, es como un aprendizaje rápido.

Con su investigación, ha enlazado ciencia y creencia, un binomio que evita la mayoría de los científicos. ¿Cree en la eternidad?
Absolutamente, sí. No hay dos personas iguales, y lo digo desde el punto vista biológico. Si cojo mis celulas y las tralado a tu cuerpo, no soy yo, el sistema inmunitario las rechaza. En las células hay como una especie de antenas en miniatura. Son receptores y algunos son autorreceptores. Tú tienes diferentes autorreceptores a los míos. Pero los receptores reciben las señales del entorno. Si corto esos receptores, la célula no tiene ninguna identidad, porque no le viene de dentro sino de fuera. Para explicarlo de forma gráfica, diría que el cuerpo es como un televisor: mis antenas captan y reproducen el programa televisivo de Bruce. Esos receptores recogen esa transmisión. Si estoy viendo la tele y se estropea el tubo de la imagen, ha muerto el televisor, pero sigue la transmisión. Así que cojo otra, la enciendo, conecto el canal y vuelvo a ver el programa de Bruce, pero en otra tele, o lo que es lo mismo, en otro ser. Si ese ser tiene los mismos receptores que tienes tú, volverás a estar trasmitiendo lo mismo, pero en otro cuerpo. Esto explica la reencarnación y quiere decir que el cuerpo puede ir y venir, pero la transmisión siempre está ahí. Nunca había creído en el espíritu, pero cuando comprobé esto en la célula, me cambió la vida entera. La pregunta que me planteé es: ¿por qué esa duplicidad?, ¿por qué tener un espíritu y un cuerpo? Y la respuesta vino de mis células: si solo existiera el espíritu, ¿a qué sabe el chocolate? Solo con la parte espiritual, ¿cómo vivir una puesta de sol? ¿Qué se siente cuando se está enamorado? Todas esas sensaciones vienen de las células del cuerpo, que puede oler, sentir, tener experiencias. Recoge todo eso, lo transmite al cerebro. Se convierte en vibraciones y lo transmite a la fuente del ser. Si se muere mi cuerpo, mi fuente de ser y mi espíritu tienen la memoria hasta que tenga otro cuerpo. La lección más importante es que estar vivo es un regalo, una alegría por todo lo que podemos sentir. Cuando hagamos eso, todo el mundo estará sano.

Tomado de: REVISTA INTEGRAL

Terapia Gerson: La Simple Cura del Cáncer

El Dr. Gerson murió asesinado en 1959 antes de publicar su libro “A Cancer Therapy” (Una Terapia Para el Cáncer), resultado de 50 casos, donde demuestra claramente cómo se puede curar el cáncer cambiando la dieta. Este libro fue el resultado de 30 años de experimentación clínica.

Aunque suena inverosímil, la historia del médico Max Gerson es tan desconocida como cierta. Su método con más de 80 años de existencia ha sanado a personas diagnosticadas con enfermedades incurables que han vivido para contarlo. Todo se fundamenta en mantener una dieta sana y ser disciplinado.

Max Gerson fue un médico judío alemán nacido en 1881 que sufría de migrañas tan fuertes que lo dejaban inhabilitado por días en la cama. Cansado de no encontrar una solución, se propuso encontrar una como fuera. Consciente de que el 80% del sistema inmunológico se encuentra en el intestino, decidió como primera medida limpiarlo. Para eso eliminó todos los alimentos procesados y cargados de sal y grasa, así como también todo tipo de carne. En cambio, los reemplazo por frutas y verduras. Tal como esperaba, al poco tiempo los dolores de cabeza desaparecieron.

Lo que siguió fue utilizar su dieta contra migrañas con sus pacientes y se sorprendió cuando uno de ellos se curó completamente de una tuberculosis cutánea. Entonces decidió someter a su terapia a 460 personas aquejadas de la misma enfermedad: 456 de ellas se sanaron completamente. De ahí a que comenzara a tratar a pacientes con cáncer no pasó mucho tiempo. El primero fue una mujer con cáncer estomacal y vesicular que en algunos meses logró curarse.

La voz se esparció y el Dr. Gerson se hizo famoso por curar la tuberculosis, cientos de personas acudían a él.

Cuando estalló la segunda guerra mundial, el Dr. Gerson se mudó a los Estados Unidos y abrió un consultorio en Manhattan en donde su popularidad creció rápidamente hasta que un día a su consultorio llegó una señora desesperada y suplicándole que usara su terapia con ella que padecía cáncer. En un principio Gerson se negó, pero ante la insistencia de la mujer, rediseñó su terapia y comenzó a tratarla. Al cabo de unos meses al parecer el cáncer desapareció por completo. Y así comenzó a tratar pacientes con cáncer, teniendo éxito en la mayoría de los casos.

La terapia del Dr. Gerson no era muy complicada, al parecer consistía en cambiar lo que comemos. Se basaba en la teoría de que el cuerpo humano es capaz de hacerle frente a cualquier amenaza, en que el mismo cuerpo contiene los elementos necesarios para destruir cualquier objeto extraño como un tumor. La terapia Gerson no es solo efectiva contra el cáncer, sino también contra la diabetes, las enfermedades coronarias y casi todos los males que nos aquejan. 

Era de esperarse que Gerson alcanzara fama y dinero. El congreso de los Estados Unidos aprobó millonarias sumas para sus investigaciones y hubo una audiencia pública en la que participaron todos los medios de comunicación, testificaron varios pacientes curados de cáncer por Gerson, la radio nacional llegó a anunciar que “La cura del cáncer había sido descubierta”.


El Dr. Gerson fue asesinado y tiempo después sus colegas comenzaron a denigrarlo, a hablar mal de él hasta que cayó en el olvido. Era de esperarse, pues la industria farmacéutica perdería millones y millones de dólares si la terapia Gerson hubiera tenido éxito, al mundo de los negocios le conviene que haya enfermos y al mundo de las aseguradoras les conviene que haya muertos.

Hoy, la familia del Dr. Gerson tiene institutos en California, Guatemala y otros lugares en donde imparte la terapia, pero esta ya no ha sido reconocida por las instituciones gubernamentales.

La terapia Gerson 
La terapia Gerson en términos simples lo que hace es recuperar la capacidad del cuerpo para autosanarse. En la actualidad, una dieta típica es rica en alimentos procesados que contienen grandes cantidades de sal y azúcar. Existe, además, un abuso de fertilizantes químicos y abundancia de frutas y verduras transgénicas que contienen el mínimo de los nutrientes necesarios para una buena salud. El tratamiento del doctor Gerson es todo lo contrario. Consiste en una desintoxicación intensiva del cuerpo por medio de una alimentación orgánica que elimina los desechos, regenera el hígado, reactiva el sistema inmunitario y reestablece tanto las defensas esenciales como los sistemas enzimáticos.

La dieta se divide en tres etapas: 
Consumir 13 vasos de zumos frescos de zanahoria/manzana y verduras verdes de hoja, preparados cada hora con frutas y vegetales orgánicos y bebidos en un plazo máximo de 15 minutos después de su preparación.

Consumir tres comidas vegetarianas completas: con frutas orgánicas, vegetales,
y cereales integrales. Una comida típica incluye ensalada, vegetales cocidos,
patatas al horno, sopa de verduras y zumo.

Consumir frutas frescas y postres de alimentos frescos
 disponibles a toda hora como bocadillos.

El régimen si bien no es complicado, debe ser estricto, pues no puede dejarse fuera ningún detalle. Todos los alimentos, por ejemplo, deben ser preparados sin sal (NOTA: sin sal refinada, pero puede tomarse sal marina no refinada) ni especies y, en el caso de los zumos, se recomienda usar una licuadora de dos etapas con un molinillo separado y una prensa hidráulica. Esto ya que las licuadoras de un sólo paso no producen la misma calidad de contenido enzimático, mineral y de micronutrientes.

Paralelo a esta alimentación, la dieta debe acompañarse de medicamentos de origen orgánico administrados en cantidades terapéuticas según el tipo de paciente. Estos pueden ser compuestos de potasio, soluciones de Lugol, vitamina B-12, hormonas tiroideas y enzimas pancreáticas. El doctor Gerson desarrolló, además, una técnica de lavados intestinales conocida también como enemas de café. De acuerdo a sus investigaciones, este grano estimula el hígado, abre los canales biliares y desecha las toxinas acumuladas junto con estimular la producción del sistema enzimático. Haciendo esto la desintoxicación del cuerpo puede considerarse total.

Es importante saber que pese a los buenos resultados de la terapia, ningún tratamiento resulta para todo el mundo, por lo que no existe garantía de que funcione todas las veces. Lo que está claro es que de hacerse debe hacerse bien: siguiendo todos los pasos metódicamente. Por eso aún cuando es posible encontrar mucha información del régimen en Internet, se recomienda empezar el tratamiento en un centro con licencia del Instituto Gerson.

Eso es lo que hizo Alan Furmanski, quien fue diagnosticado con cáncer de piel el año 2006. Luego de ser operado para tratar la enfermedad, volvieron a aparecer los tumores y ningún especialista le supo dar una respuesta que lo dejara conforme. Investigando, descubrió la terapia Gerson y de inmediato se dirigió a la clínica que dirige hoy, Charlotte, la hija del médico creador del tratamiento.

Durante dos años Alan siguió la terapia hasta que finalmente logró sanarse de la enfermedad. Hoy da charlas a quienes estén interesados en aprender más sobre este método y es autor de libros como “101 alimentos que curan” y “Zumos que sanan”.

 

Extractos obtenidos de conferencias del Maestro Beinsa Duno (1864 – 1944)
Esta enfermedad aparece cuando hay desarmonía entre el cerebro y el sistema nervioso simpático. Entonces, algunas células del cuerpo se individualizan y empiezan a multiplicarse a su manera y no según las necesidades y las metas del organismo. De esta manera aparecen las así llamadas formaciones del cáncer.
Para la curación de la enfermedad deben aplicarse los siguientes medios:

1) Haced baños solares cada día.
Aunque a veces aparezcan nubes o llueva, no pasa nada, los rayos del Sol penetran a través de estas, y llegan a nosotros.
¡No hay nada en el mundo que pueda obstaculizar los poderosos rayos del Sol! Las mejores horas para hacer baños solares son temprano por la mañana o 1 hora después de la salida del Sol – hasta las 11 am. Los rayos solares tienen mayor efecto positivo temprano por la mañana y es entonces, cuando tienen mayor poder curativo sobre nosotros.
Que la persona exponga su espalda por una media hora al Sol, y que piense únicamente en la Luz del Sol y en ninguna otra cosa. De esta manera se eliminan todas las preocupaciones, dolores, estados negativos, enfermedades, desarmonía, etc.
Piensen en como los rayos solares penetran en vuestro organismo y cargan vuestros órganos de energía pura, viva y positiva. No penséis ni en los pobres, ni en los ricos, ni en los científicos, ni en los tontos, ni en los gobernantes, ni siquiera en vuestra enfermedad.
¿Por qué? –
Porque no son ellos quienes os van a curar. Esto lo van a hacer los rayos del Sol. He aquí por qué hay que pensar en ellos. Los rayos solares son vivos.
Es erróneo pensar que los rayos del Sol son muertos y no tienen ningún poder de curar. En realidad es exactamente lo contrario. No existe mejor cirujano que el Sol. Él nunca corta las células sanas, sino solo las enfermas. No solo los enfermos deben exponerse al Sol por la mañana, sino también los que son sanos. Así, los que son enfermos, sanarán, y los que son sanos, no se enfermarán. No existe enfermedad que pueda resistir a los rayos solares.
¡PROBAD ESTA VERDAD Y VOSOTROS MISMOS OS CONVENCERÉIS DE QUE ES ASÍ!
2) El color violeta actúa curativamente sobre el cáncer.
He aquí por qué el hombre debe de tener objetos de color violeta en su habitación. Por ejemplo, puede llevar una bufanda violeta, pañuelos violetas, ropas y adornos violetas, tener cortinas, sábanas y otros objetos de color violeta en su habitación, etc… También es recomendable pintar de color violeta las paredes donde duerme el enfermo.
Esto actúa de forma tranquilizante, equilibrarte, curativa y benéficamente sobre él. Las meditaciones sobre la llama violeta también ayudan muchísimo. Se hacen de la siguiente manera: El enfermo se imaginará rodeado de una llama de color violeta, y cómo esta penetra en todas sus células, limpiando y transformando todas las células del cáncer dentro de él.
Es bueno que esta meditación se haga diariamente por lo menos tres veces al día durante 5 o 15 minutos, – una vez por la mañana después de despertar, otra vez al medio día y otra vez por la noche antes de acostarse -.
La llama violeta tiene el poder de purificar, disolver y de liberarnos de las energías negativas que se han acumulado en nosotros y alrededor de nosotros, y de ahí calmar cualquier dolor que aparezca.
Ella es el purificador universal de todas las energías negativas internas y externas. Es bueno que se utilice en combinación con pensamientos y palabras buenas y positivas de todo tipo. Esta llama es la llama de la Misericordia y el Amor Puro Divinos. Por lo tanto, Su Poder es grande.
3) Cada día, que se haga mentalmente una ducha sobre todo el cuerpo con luz violeta:
Imagínense en una columna de luz, y cómo desde el Corazón de Dios, sobre vosotros, se derrama abundantemente una LUZ VIOLETA que lava, purifica y transforma todo vuestro cuerpo. Al mismo tiempo, agradeced a Dios por la vida y por todo lo que os ha dado, pidiéndole perdón por vuestros errores y por los de todos los demás.
El agradecimiento y el perdón siempre actúan positiva y curativamente. Por lo tanto, el que recibe y hace todas las cosas con gratitud, siempre será bendecido.
4) Que cada día se coma cebolla cruda (y ajo): A quien la come, el cáncer no lo afecta, y si está enfermo, se cura.
Nunca hay que cortar la cebolla en trocitos pequeños, como máximo dividirla en 2 o 4 trozos, así no se pierde su fuerza. Es muy recomendable eliminar la carne ( y lácteos) de su menú. En cambio, ha de comer vegetales y frutas frescas de temporada por separado.
5) Que el enfermo beba mucha agua caliente (no fría):
Es preferible y recomendable beber agua caliente, además lentamente y siempre en tragos pequeños (nunca todo el vaso de golpe): que beba 2 vasos por la mañana, 2 vasos al medio día, y 2 vasos por la noche.
Puede echar unas cuantas gotas de limón dentro del agua cada vez que la beba. Beber agua caliente es mucho mejor que beber agua fría, porque el agua caliente limpia mejor – tanto por fuera, como por dentro. Siempre bebed el agua antes de comer y no después.
Si se bebe después de la comida, que sea por lo menos 2 o 3 horas después de esta. La mejor manera de beber el agua caliente es la siguiente: se pone al fuego hasta que empieza a hervir. Al mismo momento que el agua empieza a hervir, se retira porque es entonces que su fuerza se libera.
En este momento su fuerza y su poder curativo son más grandes. No dejéis el agua más tiempo al fuego, porque empieza a perder su fuerza. Es bueno que el agua se beba cuanto más caliente posible.
Dos veces a la semana debéis provocar sudamiento a través del agua caliente. Una vez que el cuerpo empiece a sudar, debéis secaros con una toalla húmeda y luego con una seca. Entonces cambiad vuestras ropas y bebed un vaso más de agua caliente, para recuperar los elementos que necesitáis.
Todas las suciedades y enfermedades se pueden liberar de vuestro organismo a través de los poros. Estos son el sistema de ventilación de nuestro cuerpo, y es por eso que siempre deben estar abiertos. El agua se puede calentar no solo con fuego, sino a través del Sol. Entonces el agua recibe las energías curativas del Sol.
6) RESPIRAR PROFUNDAMENTE:
Hoy día la mayoría de la gente no respira profundamente, y como consecuencia de esto las células no reciben suficiente energía para mantener la salud del ser humano. Cuando respiramos lenta y profundamente, nosotros recibimos no solo aire, sino también energía vital (prana), fuerzas renovadoras y luz. Las células del cerebro se alimentan con sangre, oxigeno y luz.
Para que nuestro cerebro funcione bien, es necesario que el hombre salga todos los días a la naturaleza y que respire profundamente, porque las células del cerebro necesitan 20 veces más oxigeno que las células de los músculos, por ejemplo. Y cuando respiramos así, nuestra mente debe estar ocupada y enfocada en pensamientos puros, sublimes y positivos.
Los pensamientos son fuerzas que actúan sobre nosotros. Por lo tanto, cuanto más puros y positivos son, más provecho tendremos de ellos, puesto que cada enfermedad muestra la presencia de alguna impureza que debe ser limpiada.
No es igual pensar en negativo que pensar en positivo y decirte “voy a sanar”. Sabiendo esto el enfermo de cáncer debe respirar conscientemente, utilizando pensamientos que le ayudan y que introducen más positividad, vida y salud en él y no lo contrario. Los mejores pensamientos siempre son aquellos que nos conectan con Dios, porque
Él es la Fuente de toda la Vida y de toda la Salud que el ser humano puede desear y alcanzar.
Nunca hay que abandonarse a los pensamientos negativos o a cualquier otro estado indeseable. Se dice, que “hasta que el hombre respira, para él hay esperanza”. Bien, estoy de acuerdo, pero ¿de qué hombre están hablando?: ¡DE AQUEL QUE RESPIRA PROFUNDAMENTE Y PIENSA EN DIOS!

7) Restablecer la armonía entre el cerebro central y el sistema nervioso simpático:
LA MANERA PRINCIPAL de eliminar la desarmonía entre la mente y el corazón, o entre el cerebro y el sistema nervioso simpático es EL AMOR HACIA DIOS, EL AMOR HACIA TODOS, LA FE, LA ESPERANZA, LOS PENSAMIENTOS, LOS SENTIMIENTOS Y LOS HECHOS RECTOS, BUENOS Y POSITIVOS.
Que el enfermo empiece a amar a todos los niños, así como si estos fueran suyos. Todos los niños están conectados con los Ángeles y es por eso que son tan positivos y vitales. El que ama a los niños, recibe pues, algo de su vitalidad, positividad, salud y alegría, como también de sus Ángeles. Cuando alguien ama a los niños, él recibe las bendiciones de sus Ángeles.
Los pensamientos y los sentimientos negativos son el veneno más grande que existe y la causa principal de las enfermedades. El miedo, el odio, la incredulidad, la tacañería y el egoísmo humano, producen todos los sufrimientos.
Por eso es necesario, que el enfermo de cáncer se vuelva más generoso y más positivo, y que empiece a amar a Dios, a si mismo y a los demás sin medida o juicio alguno. Cuando amamos a Dios, nosotros recibimos algo de Él, algo de Su Vida. 
¡EL AMOR DESINTERESADO ES LA CURA UNIVERSAL DE TODAS LAS ENFERMEDADES HUMANAS! No hay enfermedad que no pueda ser curada por el Poder del Amor.
Dentro del enfermo debe de ocurrir un cambio interno total, que llegue a ser otra persona, que tome otra dirección, que tome la dirección hacia Dios. ¡Entonces, SÍ, PUEDE CURARSE!.
La curación de cualquier enfermedad depende de tres factores principales:

1. El mismo enfermo – 50%.
2. La naturaleza – 25%
3. El médico – 25%
Dios se manifiesta a través de estos tres factores y no solo a través de los médicos. Ahora la gente quiere sanar de sus enfermedades, pero utiliza tan solo el último 25%, sin tener en cuenta los demás 75% que quedan. No, de esta manera nadie puede llegar a ser sano, porque no utiliza todo el potencial que tiene y que se le ha dado. Nosotros debemos de saber que el médico no es el único que tiene el poder de sanar.
La naturaleza y nosotros mismos también poseemos fuerzas curativas que se esconden en nuestros corazones y en nuestras mentes, y están esperando ser despertadas y utilizadas. La medicina tradicional no quiere reconocer este hecho, puesto que así perdería dinero. Ellos prefieren vender a los enfermos pastillas de todo tipo y ganar dinero de cada uno, en vez de decir la verdad. ¿Y cuál es la verdad? – Pues muy simple – que no saben o que no quieren curarte.
Son los rayos del Sol que lo saben y pueden hacerlo, además sin pedirte ABSOLUTAMENTE NADA a cambio.
¡NO HAY ENFERMEDAD QUE LOS RAYOS DEL SOL NO PUEDAN SANAR!
¿Qué ganan los fabricantes de pastillas de un hombre sano? – Nada, absolutamente nada. Sabed, que mejores pastillas que los pensamientos, los sentimientos y las palabras buenas y positivas, no hay.
La curación del hombre depende de los cambios positivos que él tiene que realizar dentro de sí mismo – en su mente, en su corazón, en su carácter, en su voluntad, etc. ¿Acaso hay pastillas que pueden hacer esto? – Claro que NO. En cambio, todos los pensamientos, sentimientos, palabras y hechos positivos hacen exactamente esto. Y cada uno que las utiliza, tarde o temprano sanará.
¿Acaso perderás algo si por lo menos intentas hacerlo?… ¡No hay hombre, mujer o niño en el mundo, que no puede curarse del cáncer, si es que VERDADERAMENTE LO DESEA! Otros ya lo han hecho… ¡TÚ PUEDES SER EL SIGUENTE!
Hay sólo una cosa absolutamente cierta y segura: no sanarás de ninguna enfermedad si no lo deseas y si no haces todos los días todo lo posible por sanar. Cada uno debe luchar por su salud diariamente, y debe participar activamente todos los días en el proceso de su propia curación. No hay verdad más grande que esta en cuanto se trata al tema de la salud.
¿QUIERES SANAR TODAVÍA? – PUES BIEN, ¿QUÈ ESPERAS ENTONCES? – ¡EMPIEZA YA!
¡Os deseo a todos FUERZA, VIDA Y SALUD!
¡CON MUCHO AMOR! – Dimitar Hristov Dimitrov
 

Azúcar de coco.

Producido a partir de los jugos dulces de las flores de la palma de coco, este edulcorante ha sido un elemento básico en el sudeste asiático. Esto ciertamente no es una caloría vacía, en realidad es alta en minerales y en comparación con el azúcar marrón, el azúcar de coco tiene el doble de hierro, cuatro veces más de magnesio y más de 10 veces cinc. También es rico en enzimas, lo que ayuda a disminuir la absorción en el torrente sanguíneo. Combinado con su índice glucémico bajo (35 en comparación con 68 de azúcar), este edulcorante no es una mala opción en absoluto. Incluso se considera que es el edulcorante más sostenible en el mundo. Se puede utilizar como un sustituto de azúcar 1:1 en la cocina.

Estevia.

Es 200 -300 veces más dulce que el azúcar pero con cero calorías. La Estevia es en realidad una hoja verde (parte de la familia de los crisantemos) que se encuentra en América del Sur y se sabe que se ha utilizado durante siglos por los indios guaraníes de Paraguay. La estevia no es realmente un azúcar en absoluto y se ha demostrado que no alimenta la levadura (o cándida), ni eleva el azúcar en la sangre. El post-gusto puede ser un poco amargo y alicorado y podría tomar algún tiempo para acostumbrarse. Puedes obtener estevia en forma líquida o en polvo. La mejor alternativa es por supuesto la no procesada y de hojas verdes trituradas. Si es líquida, unas gotas es todo lo que se necesita.

Dátiles.

Esta es una verdadera comida entera llena de fibra dietética que ayuda a ralentizar la absorción de azúcar. Los dátiles también son ricos en antioxidantes, hierro, minerales y taninos. EL azúcar de dátiles se hace de dátiles deshidratados y se utiliza como lo harías con el azúcar moreno. Hemos de tener en cuenta que no se disuelve en agua por lo que es mejor para hornear o espolvorear. Para una gran batido sólo pon uno o dos dátiles en la licuadora con un poco de cacao crudo y leche de almendras !

Miel de abejas sin procesar.

El edulcorante original del hombre. Con antioxidantes, minerales, vitaminas, aminoácidos, enzimas, carbohidratos y fitonutrientes. La miel de abejas cruda sin procesar, es un alimento estupendo!.

Sal rosa del Himalaya.

Lo creas o no, añadiendo un poco de sal marina sin refinar o sal rosa del Himalaya a tu batido por la mañana, ensalada de frutas, o cualquier otra  bebida o plato,  aumentar su dulzura sin necesidad de azúcar. No sólo ayuda la sal a cubrir la amargura inherente a ciertos alimentos, sino que también hace que resalte su dulzor natural.
Esta es la razón exacta por la cual muchas personas espolvorean un poco de sal en la sandía, limón y otras frutas antes de comerlas. La sal esencialmente aumenta la capacidad del cerebro para procesar la sensación de dulzura, que a su vez hace que los alimentos naturalmente dulces, sean más dulces.
 hermandadblanca.org todo tipo de azúcar 580x329 10 endulzantes alternativos saludables al azúcar blanca refinada nutricion terapias y medicina natural rincon salud nutrición El rincon de la salud description multimedia

Polen de abejas.

El polen de abeja es otra excelente y deliciosa alternativa natural de azúcar. Rico en proteínas e hidratos de carbono , vitaminas y minerales. Y al igual que la miel local, esta alternativa. realmente puede ayudar a tratar las alergias estacionales, como fiebre del heno, o prevenirlas. Ideal para batidos/licuados/jugos.

Jarabe de Ágave.

El Agave es un azúcar alternativo natural derivado de la raíz de la planta de agave. Se considera bajo en índice glicémico lo que significa que no elevará mucho tus niveles de azúcar en la sangre. Sin embargo, está compuesto principalmente de fructosa y glucosa, por lo que debe ser utilizado con moderación. Se encuentran por lo general en forma de líquido y no tiene un sabor dominante.

Xilitol.

El xilitol es una alternativa natural excelente. Se encuentra naturalmente en las setas, frutas, verduras, y el árbol de abedul. De manera similar a algunos de los otros edulcorantes, se considera que es de bajo índice glucémico, por lo que sólo eleva ligeramente los niveles de azúcar en la sangre cuando se consume. El xilitol previene las caries, promueve la pérdida de peso,y ayuda a fortalecer los huesos y dientes. Se encuentra generalmente en forma de polvo . Se recomienda probar una muestra o un comprar un pequeño paquete primero para asegurarte de que te gusta el sabor antes de la compra de una bolsa grande, ya que cuesta mucho más que el azúcar.

Melaza.

La melaza es un edulcorante natural que se extrae de diversos cereales (arroz, cebada, maíz, etcétera), bayas, frutas o vegetales por un proceso de fermentación. De entre todos los endulzantes, es la que se lleva el primer lugar en cuestiones de salud y nutrición. La melaza suele ser mucho más suave, digestible y más nutritiva y sana que cualquier azúcar refinada o edulcorante artificial. Tiene un contenido muy alto en hidratos de carbono y vitaminas del grupo B, así como minerales, principalmente potasio, calcio, ácido fosfórico, hierro, cobre y magnesio.
El alto contenido en hidratos de carbono hace que la melaza sea de utilidad para deportistas, como remedio contra las agujetas y para una rápida recuperación, así como para aquellos que realizan trabajos físicos y mentales intensos. Por ejemplo, la melaza o miel de caña, se obtiene mediante la extracción del jugo de caña, el cual se somete a un proceso de cocción hasta que se evapora el agua y se concentra el azúcar natural de la fruta. Su sabor es parecido al regaliz. Cuanto más oscura sea esta melaza, más intenso será su sabor y más nutrientes tendrá. Esta melaza se puede utilizar como endulzante de tés, licuados, jugos, aguas o postres.

Azúcar mascabado/panela/integral.

El azúcar es un alimento que, consumido con moderación, es beneficioso para nuestro organismo ya que la glucosa nos proporciona energía necesaria para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. Pero no todo el azúcar es igual de sana, ya que el azúcar refinada carece de nutrientes. Sólo cuando la energía que nos proporciona el azúcar es de liberación lenta, lo que ocurre con el azúcar integral, nuestro organismo se beneficia de la acción de sus vitaminas y minerales. Mientras que el azúcar refinada ha perdido todo sus nutrientes y se convierte en un hidrato de carbono simple, que en nada beneficia a nuestra salud.
El azúcar, que se obtiene a partir de la caña de azúcar (Saccharum officinarum), nos aporta 386 calorías por cada 100 gramos, siendo lo aconsejable para una persona sana, consumir 70 gramos por día. El azúcar integral o moreno es muy rica en hidratos de carbono, contiene casi un 95%, nos aporta vitaminas del tipo B (B1 y B2) y altos contenidos de Vitamina A como también ácido pantoténico. Su color amorronado delata la presencia de fibras solubles de fácil absorción y digestión.
La energía que proporciona el azúcar y la glucosa, es necesaria para el buen funcionamiento de nuestro cerebro, los ojos, el sistema nervioso, los músculos, los glóbulos rojos y nos dan la energía necesaria para afrontar nuestros quehaceres diarios. Pero estos beneficios se pierden cuando se trata de azúcar refinada ya que ha perdido sus nutrientes en el proceso de blanqueado.
El azúcar integral, también llamado azúcar morena o negra, tiene un color caramelo debido a la presencia de la melaza (miel de caña), lo que también le confiere un sabor como a regaliz y una textura pegajosa. A diferencia del azúcar blanco, el azúcar integral prácticamente no se refina y así logra mantener sus cualidades nutricionales. Para su obtención se comienza triturando la caña de azúcar y mediante la evaporación de su jugo se obtiene la cristaliza de la sacarosa, se reduce a fino polvo previo lavado con agua caliente.
Por otra parte, el azúcar de panela, muy consumida en América del sur, en Asia y en Filipinas. se obtiene del jugo de caña de azúcar y no se somete a refinación, sólo cristalizado y centrifugado, por lo que se considera el azúcar más pura. Este producto integral, debe su color a una película de melaza que envuelve cada cristal.
Por otro lado frutas como el mango, el plátano, el extracto de uva,jugo de naranja, y otras frutas, pueden ser elementos para endulzar tus licuados o jugos, sobre todo. Haz la prueba cada vez que te prepares uno, simplemente agregando a tu batido una porción de estas frutas o jugos al mismo y verás como notas la diferencia.