La miel un hospital de la Naturaleza

 

Con el transcurso de los siglos, el espíritu curioso de los hombres les llevo a descubrir el misterio del admirable trabajo realizado por la Naturaleza a través de las abejas. Sin embargo, incluso en nuestros tiempos sigue resultando bastante desconocido el valor curativo y profiláctico de la miel en estado puro. Además ,las abejas producen gran cantidad de cera que sirve para ungüentos, emplastos y pomadas cosméticas, y elaboran propóleos usados para tratar heridas y otras enfermedades. Paralelamente, el polen es un alimento rico en proteínas, vitaminas, sales minerales y hormonas. Y para culminar el recuento de las propiedades médicas de la miel, recordemos que hoy en día está adquiriendo una importancia especial la jalea real, remedio polivitamínico y hormonal de alto valor geriátrico.

EL NÉCTAR DE LA NUTRICIÓN

Para preparar 100gramos de miel una abeja debe visitar cerca de un millón de flores. Con la ayuda de su trompa, succiona el néctar y lo almacena en el estómago, regresando luego a la colmena. Así para obtener un kilo de miel la abeja debe llevar a la colmena de 120.000 a 150.000 cargas de néctar. Al llegar a la colmena, las recolectoras pasan su néctar a las abejas jóvenes, quienes lo mantienen en su estómago donde se somete a una transformación compleja.

Las variedades de miel difieren en color, aroma y sabor. Hay miel de mielato que las abejas elaboran no del néctar de las flores, sino de las secreciones dulces de pulgones y cochinillas. Según las investigaciones llevadas a cabo por O. Garagsime el mielato contiene refinosa, maltosa, melacitosa, sacarosa, glucosa, fructuosa, y todo un grupo de azúcares no identificados , además de aminoácidos. Por su parte, la miel de flores posee casi un centenar de substancias. Y en su mayor parte está constituida por glucosa, levulosa, azúcares monosacáridos y enzimas. Contiene además sales de calcio, sodio, potasio, magnesio, hierro, cloro, fósforo, azufre y yodo, así como dosis microscópicas de sales de magnesio silicio, aluminio y otros metales.

MIEL Y LONGEVIDAD

En Egipto, lo utilizaron para embalsamar a sus muertos. Cuando Alejandro Magno murió, su cuerpo fue sumergido en miel para transportarlo hasta la capital de Macedonia. En la medicina Egipcia George Ebers descifro un papiro titulado Libro de preparación de medicamentos para todas las partes del cuerpo humano, en el que se afirma que la miel cura heridas, enfermedades gástricas e intestinales, renales y de los ojos, y puede emplearse en forma de ungüentos, emplastos, fomentos, compresas, infusiones y píldoras.

En la antigua China y en la medicina hindú sus cualidades se describen en el Yadjour-Veda y en el Código de Manú. En los Cánones de la Medicina de Avicena se dice ”es útil en el caso de exceso de mucus, fortifica, el alma, eleva el ánimo favorece la digestión, la eructación, abre el apetito, conserva la juventud, y refuerza la capacidad de memorización. En Ceilán según el biólogo ruso Sumarokov conservan la carne para alimentarse durante un año al menos.El Instituto de Microbiología de productos alimenticios de Kiev,concluyó que la miel contiene substancias antibióticas y anticriptogámicas que impiden la putrefacción.

CICATRIZANTE Y ANTICATARRAL

Hipócrates, aconsejaba el uso de miel en las heridas, Avicena afirma “la miel es eficaz en el tratamiento de las úlceras profundas infectadas y cicatriza las heridas recientes”. Plinio el Viejo consideraba que la mezcla de miel y aceite de hígado de bacalao era muy eficaz para tratar heridas. En Rusia y en Ucrania esta combinación es utilizada actualmente en estos tratamientos. El premio Nobel Albert Schweitzer estuvo utilizando en Gabon para el tratamiento de heridas.

Pero es en tratamiento de resfriados que es más conocida, mezclada con limón o disuelta en una tisana. Mezclada con rábanos en partes iguales. Asimismo se recomienda guardar cama durante dos o tres días. En las afecciones del tracto gastrointestinal la sabiduría popular dice que “la miel es el mejor amigo del estómago, en el hospital ruso de Ostroúmov de Moscú, se ha constatado que la miel normaliza la acidez y la secreción de jugos gastricos, suprimiendo la pirosis, los eructos y el dolor, favorece la cicatrización de úlceras de la mucosa gástrica y fortifica el sistema nervioso. Se la ha aplicado también con éxito en el tratamiento de contracciones convulsivas de músculos. Para las personas nerviosas, extenuadas o fatigadas es recomendable que tomen por la tarde un vaso de agua caliente con una cucharada de miel y medio limón disuelto. Y como somnífero es usado un vaso de agua con miel.

Tomada como medicamento la dosis óptima es de 100 a 200 grs. como máximo,  cada 24 horas repartida en tres veces al día, preferentemente ½ hora antes de la comida y tres horas después de comer. Para niños con 30 grs. diarios es suficiente. Mayores cantidades son perjudiciales.

CERA, PROPÓLEOS, POLEN Y JALEA REAL

La cera de abeja es rica en vitamina A, cuya carencia produce ceguera nocturna y diversas alteraciones de la vista. El doctor Yarwis recomienda mascar un preparado de cera y de miel para limpiar la nasofaringe y como remedio en casos de sinusitis asma y fiebre de heno. Por su parte las abejas preparan el propóleos a partir del polen, es una substancia resinosa, castaño- verdosa ,constituidas por resinas, bálsamos, cera, aceites etéreos y polen. Tiene propiedades anestésicas, y es excelente para afecciones de las vías respiratorias superiores y de los pulmones.

En cuanto al polen, es fuente insustituible de proteínas. Por eso resulta muy eficaz en los casos de anemia, normaliza el funcionamiento de los intestinos, abre el apetito, aumenta la capacidad de trabajo, reduce la presión arterial y aumenta el contenido de hemoglobina y eritrocitos en sangre.

Alain Caillas en su obra “El polen, su recolección, sus propiedades y sus usos” aconseja su uso en la hipertensión arterial, las afecciones graves del sistema nervioso y endocrino, y en la prostatitis.

Por último, la jalea real cierra el grupo de sustancias elaboradas por las abejas que presentan cualidades terapéuticas. La jalea real se utiliza en afecciones cardiovasculares, gastrointestinales, tuberculosis y brucelosis, artritis y enfermedad de Parkinson.
por Juan R. Villaverde

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: