Archive

Monthly Archives: March 2017

Los alimentos más alcalinos

Posted: 07 Mar 2017 09:00 PM PST

alimentos más alcalinos


Todas las verduras de hoja verde se deben de comer en abundancia y formar parte de la dieta alcalina. La espinaca es fácil de comprar, fácil de usar en las recetas y ensaladas y es deliciosa.
Las espinacas o espinaca bebé son potencias nutricionales y es de los alimentos más alcalinos que debemos tener en la dieta diaria.

1. Espinacas

Al igual que con todos los alimentos verdes, la espinaca es rica en clorofila, un potente alcalinizante y constructor de la sangre.
También es súper alta en vitamina K, vitamina A, manganeso, magnesio ácido fólico, hierro, vitamina C, vitamina B2, calcio, potasio, vitamina E, fibra dietética. Uno de los alimentos más alcalinos de la Tierra y para comer todos los días.
alimentos más alcalinos Kale
 

2. Col rizada/Kale/Berza

La col rizada o kale es otra belleza de hoja verde que es ampliamente conocida por ayudar en la lucha contra el cáncer, a reducir el colesterol, rico en antioxidantes, una bondad desintoxicante. Es por eso que es considerado dentro de los alimentos más alcalinos.
Menos popular que las espinacas, pero sólo porque tiene una historia de ser mal preparada (como la col) – cuando se hace bien, es absolutamente deliciosa.
Si comes el kale  2-3 veces por semana lo sabrás. Al igual que la espinaca es enormemente rica en vitamina K, vitamina A y vitamina C y al ser de hoja verde también tiene un gran contenido de clorofila.
La razón por la que es tan poderosa contra la lucha del cáncer es que la col rizada contiene al menos cuatro glucosinolatos, pero todo lo que necesitas saber es que tan pronto como la comes, la digieres. Estos glucosinolatos son muy fácilmente convertidos por el cuerpo en compuestos que combaten el cáncer.
También bastante sorprendente para reducir el colesterol, y hay que señalar que la col rizada al vapor es más eficaz para reducir el colesterol en bruto.
alimentos más alcalinos Pepino
 

3. Pepino uno de los alimentos más alcalinos

La belleza del pepino es su contenido de agua – 95%. Eso es fenomenal y no lo encontrarás en ningún otro lugar. Es el papá en contenido de agua y uno de los alimentos más alcalinos de la naturaleza.
Esto lo convierte en un alimento muy hidratante para el consumo, que también contiene cantidades excelentes de antioxidantes, entre ellos los super-importantes lignanos.
Estos polifenoles altamente beneficiosos han sido más comúnmente asociados con las verduras crucíferas, pero su contenido en otros vegetales como el pepino está ganando cada vez más atención.
Los pepinos contienen la carga correcta de lariciresinol, pinoresinol y secoisolariciresinol, tres lignanos que tienen una historia enorme y muy fuerte en investigaciones relacionadas con la reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular, así como varios tipos de cáncer, incluyendo cáncer de mama , uterino, ovárico, y de próstata.
Lo mejor del pepino es que proporcionan la base para casi todas las sopas alcalinas, batidos y zumos – dándote una base muy alcalina y nutritiva que también sabe muy bien.
En cuanto a la dosis diaria real recomendada de nutrientes por porción, los pepinos contienen cantidades justas de vitaminas K y C, y un poco menos de la vitamina A y las vitaminas del grupo B. Los pepinos contienen también los siguientes minerales alcalinos: calcio, hierro, fósforo, potasio, magnesio, selenio, cobre, manganeso, hierro y zinc.
alimentos más alcalinos Brócoli

4. Brócoli

El brócoli es una necesidad. Si quieres en serio vivir con salud, energía y vitalidad, simplemente tienes que comer brócoli, si no a diario, por lo menos 4 veces por semana.
El brócoli se ha demostrado una y otra vez, ser increíblemente poderoso en la inhibición de cánceres, de apoyar al sistema digestivo, el sistema cardiovascular, los procesos de desintoxicación en el cuerpo y también la piel, el metabolismo, el sistema inmunológico, es anti-inflamatorio, y además, proporciona amplios antioxidantes.
Comido al vapor o crudo es un alimento enormemente alcalino. Recomendable comer diariamente también. Pónlo en ensaladas, zumos, batidos, sopas al vapor con otras verduras – incluso se puede asar si tienes comida los domingos.
alimentos más alcalinos aguacate

5. Aguacate-Palta-

Come mucho aguacate. En ensalada, sopas o batidos. Uno de los alimentos más alcalinos para incluír diariamente también.
El aguacate ha tenido una mala reputación debido a que es un alimento alto en grasa (85% de sus calorías provienen de las grasas) – pero esto está malinterpretado. Estas son grasas buenas que no te harán ganar peso.
En todo caso, debido al alto contenido de ácido oleico (lo que es una grasa omega 9 y muy similar al aceite de oliva), se puede disminuir el nivel de colesterol total y elevar los niveles de lipoproteínas de alta densidad (HDL) al tiempo que reduce lipoproteínas de baja densidad (LDL), también conocido como el colesterol “malo”.
El ácido oleico también retarda el desarrollo de la enfermedad cardíaca, y promueve la producción de antioxidantes.
Estos aceites omega beneficiosos también ayudan a acelerar el metabolismo, en realidad conduce a la pérdida de peso en lugar de ganarlo.
El aguacate también contiene una amplia variedad de otros nutrientes que tienen serios anti-inflamatorios, y contribuyen a la salud del corazón, la salud cardiovascular, la lucha contra el cáncer por ser de los alimentos más alcalinos, y beneficios en azúcar en la sangre.
Contiene antioxidantes clave, tales como el alfa-caroteno, beta-caroteno, luteína, selenio y más – es potente y alcalino, rico en súper nutrientes.
alimentos más alcalinos apio
 

6. Apio

El Apio, al igual que el pepino es uno de los favoritos porque es uno de los alimentos más alcalinos y su contenido de agua es muy alto, por lo que se utiliza con mucha frecuencia como una base en jugos y sopas.
Uno de los grandes beneficios del apio es su nivel de vitamina C, – el cuál tiene beneficios bien conocidos – pero dos de los nutrientes menos conocidos son los ftalidas que se ha demostrado reducen el colesterol, y cumarinas que se ha demostrado inhiben varios tipos de cáncer.
Los beneficios de los alimentos ricos en vitamina C, ayudan con los problemas de salud más comunes y más difíciles – ya que apoyan el sistema inmune, la inflamación (lo que ayuda a la artritis, la osteoporosis, asma, etc.), y la vitamina C también ayuda de manera significativa con la salud cardiovascular.
Si estás en una dieta de pérdida de peso, también estarás contento de saber que este alimento alcalino contiene gran cantidad de potasio y sodio, y lo que es un diurético – lo que significa que ayuda al cuerpo a deshacerse del exceso de líquidos.
alimentos más alcalinos Pimientos
 

7. Pimiento

El pimiento es dulce y crujiente, delicioso y refrescante e indudablemente parte de los alimentos más alcalinos que puedes comer. Se puede utilizar en casi cualquier comida cruda, asada, frita, y siempre es un ganador por su sabor. Éstos son sólo algunos de los antioxidantes que contiene el pimiento:
De estos, los cartenoides son los más interesantes. Impresionantemente beneficioso para nuestra salud, los cartenoides son altamente investigados y obtienen una gran atención en el campo de la salud. Los pimientos contienen más de 30 diferentes miembros de la familia de nutrientes carotenoides.
El único alimento que está cerca de esto, es el tomate es.
Se ha investigado que los pimientos verdes tienen relación con la disminución del riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes tipo II, degeneración macular, cáncer, inflamación y más.
Junto a estos menos conocidos o más complejos antioxidantes nombrados, el pimiento es una de las fuentes más comunes de antioxidantes: vitamina C, vitamina A y vitamina E.
De hecho, los pimientos contienen dos veces más vitamina C que las naranjas.
LA MEJOR ALIMENTACIÓN PARA LA PRÓSTATA

Posted: 12 Feb 2017 08:30 PM PST

La imagen puede contener: texto

La Próstata
Esta glándula lubrica los espermatozoides hasta el momento de eyacular durante una relación sexual. Así, pueden viajar mejor hacia las trompas femeninas y fecundar el óvulo.

No hay texto alternativo automático disponible.

Sin embargo, con el paso del tiempo, pueden aparecer problemas en la próstata y tener enfermedades como la hiperplasia o el cáncer de próstata, complicando la salud del hombre y colocando en riesgo su vida, sobre todo cuando ya tiene más de 55 años.

Con estos consejos fáciles y prácticos podrás evitar estos dolores de próstata, utilizando estos dos remedios para poder decir adiós a los problemas de próstata de manera natural.

Las semillas de calabaza
Puedes consumir las semillas enteras, aunque es mejor hacerlo molidas o en polvo. Esto sería ideal ya que pueden espolvorearse sobre tus comidas, como en cereales, o incluso utilizarla con harina de trigo integral para hacer tortillas.

Otras dos buenas opciones serían espolvoreando sobre ensaladas o disolviéndose en un vaso de jugo verde o leche sin lactosa.

Los pimientos
Se trata de una excelente fuente de vitamina C que reduce las dolencias que pueden aparecer en esta zona. Puedes hacerlos en julianas y añadirlos a tus ensaladas o rellenarlos con pollo y al horno.
Puedes hacerlos simplemente salteados con ajo en una sartén.

El intestino enfermo.

Asma, artritis, formas de autismo, obesidad, déficit atencional, alergias, cáncer del colon, diabetes, dermatitis. Las enfermedades de hoy podrían tener la misma causa: un desbalance de las bacterias intestinales que se produce, mayormente, por lo que comemos. ¿Tan radical es la alimentación en la salud? Rodrigo Hurtado, uno de los primeros inmunólogos chilenos, no tiene duda de ello. Con más de 50 años de ejercicio en Estados Unidos, el especialista reflexiona sobre el precio que está pagando la sociedad por el confort de lo inmediato.
Nueve de la mañana y Rodrigo Hurtado (77) ya salió a caminar por el barrio, leyó noticias, respondió correos, rastreó un paper de inmunología en internet y preparó el desayuno: mango, melón, palta, queso de cabra, pan, café de grano. Se levantó, como lo ha hecho desde que era joven, con la luz del sol y hoy está en su departamento de Santiago, al que viene cuatro veces al año para ver a su hija y a sus nietos. El resto del tiempo lo pasa en Washington D.C. Allá ejerce como académico de la Escuela de Medicina en la Universidad de Georgetown y como inmunólogo en su clínica privada. Pero solo por tres días a la semana, porque –a pesar de lo activo que es– se está retirando. “Ya estoy viejo, tengo que dejar de trabajar en algún momento”, dice.
Hurtado fue uno de los primeros inmunólogos de Chile. Se recibió en 1964, cuando había pocos médicos que trabajaban en esta área: cinco o seis en Santiago, uno en Valparaíso, otro en Concepción, y pare de contar. En esos años, se fue becado a Estados Unidos y se fue quedando. Allá se hizo famoso en el ámbito médico por uno de sus primeros trabajos, en el que descubrió que las amígdalas tenían una importante función inmune y que no era conveniente sacarlas. Con el tiempo su investigación y ejercicio fueron volcándose a lo que hoy es considerado un órgano más en el cuerpo humano: la macrobiota, un sistema de bacterias que interactúan en la flora intestinal. “Creo que la inmunología ni siquiera es una especialidad, sino un lenguaje del cuerpo. El día de mañana, quien no lo entienda, no sabrá mucho de medicina. Porque, finalmente, la mayoría de las enfermedades tienen un componente inmunológico e inflamatorio y muchas parten en el mismo lugar: el intestino”.
¿Por qué este órgano es tan importante para la salud humana?
Porque ahí está alojado el 70% de las células inmunes del cuerpo. Y estas células, que son las encargadas de que el cuerpo reaccione y responda al medio ambiente, se comunican directamente con las bacterias –o macrobiota– que están alojadas en el intestino. Estas bacterias son de suma importancia, y hay que cuidarlas para que puedan comunicarse de manera sana con el sistema inmune.
¿Cómo se pueden cuidar estas bacterias?
Sobre todo a través de la alimentación. Primero, evitando el exceso de azúcar refinado, que está presente en la gran mayoría de productos procesados con otros nombres, como el jarabe de maíz, por ejemplo. Hay que pensar que el azúcar no refinado se compone de seis moléculas, mientras que la blanca solo de una. Eso implica un cambio brutal en la composición del alimento que termina por dañar la salud.
¿Por qué el azúcar refinado es tan dañino?
Entre otras cosas, porque es el principal alimento de un hongo que se puede establecer en el intestino, llamado cándida. Este hongo o levadura puede multiplicarse y terminar colonizándolo y, con ello, generar un desbalance serio en la macrobiota, con síntomas muy inespecíficos que no siempre responden a un solo diagnóstico: desde la falta de ánimo y de energía, hasta dolores musculares que la gente no se explica. La falta de equilibrio en la macrobiota es de tal importancia, que puede terminar causando obesidad, asma, artritis, déficit atencional, alergia. Incluso formas de autismo o cáncer del colon.
Uno pensaría que estas enfermedades son genéticas o tienen que ver con el comportamiento del individuo.
Este tipo de patologías son causadas por una respuesta inmune que tiene que ver con la inflamación, que es gran parte de esta respuesta. Esto quiere decir que hay agentes externos que están entrando al organismo y que están provocando una respuesta inflamatoria. Esos agentes, entre otros, están en los ingredientes que comemos día a día. Porque ya no comemos alimentos, sino ingredientes. Durante estos últimos años y muy marcadamente después de la segunda guerra, la industria alimentaria pasó a ser una verdadera potencia mundial, que representa un porcentaje muy importante de la economía. Allí no solo se produce alimentos. Se crean alimentos, sabores, colores, texturas, se disimulan sabores, etc. Todo esto, como un agregado a un alimento supuestamente natural. Allí entran saborizantes –que imprimen un sabor–, estabilizantes, antioxidantes, colorantes, preservantes. Todos son elementos que tienen una estructura química determinada, que diariamente entran a nuestro sistema. ¿Cómo está reaccionando nuestra flora intestinal cuando, a diario, tragamos saborizantes o colorantes? No lo sabemos. Es un campo en activa investigación.
¿Entonces los saborizantes y preservantes estarían causando estas enfermedades?
Hay más factores, pero sí, son grandes responsables, como también los edulcorantes o aditivos. Todos ellos son agentes extraños que el sistema inmune no reconoce y genera una respuesta inflamatoria, generando una serie de respuestas en cadena. El edulcorante, por ejemplo, engorda más que el azúcar, porque está compuesto por químicos que generan una serie de respuestas metabólicas. Por ejemplo, en la obesidad lo que sucede es que la inflamación que se produce en el intestino apaga una hormona llamada leptina. Y las leptinas te avisan cuando ya estás satisfecho. Si una persona tiene esa señal apagada, puede comer y tardarse muchísimo más en sentirse satisfecho. Puede ser muy peligroso. Es hasta cruel ver cómo niños con obesidad son alimentados con bebidas llenas de edulcorante.
¿Hay más factores responsables?
El uso de fertilizantes y pesticidas, antibióticos y hormonas en animales, manipulación genética de semillas, etc. Todos pueden tener efectos adversos en la salud del consumidor. Por eso es tan importante comer, en la medida de lo posible, productos orgánicos. Además, está el uso de antibióticos que se recetan en medicina. En una época anterior fueron de mucha ayuda para las enfermedades infecciosas, pero su uso invariablemente barre con esta flora intestinal tan importante.
¿Hay opciones sanas para endulzar preparaciones?
La miel y el azúcar no tan refinada son buenas alternativas. Sin embargo, un esfuerzo zen para consumir menos dulce y reeducar el gusto, ayuda aún más.
Una persona con enfermedades de este tipo ¿podría disminuir sus síntomas si cambiara su alimentación por completo? ¿Incluso autismo o cáncer de colon?
En el caso del autismo, existen muchas formas y grados. Aunque no se sabe la causa precisa que desencadena el conjunto de síntomas neurosiquiátricos o sicológicos en estudios, sí se ha demostrado la presencia de marcadores que indican fenómenos inflamatorios. En el cáncer de colon o en otras enfermedades malignas, la flora probiótica puede mantener una función inmune más adecuada, que permite identificar el crecimiento de tejidos cancerosos y destruirlos. Es tremendo. En mi vida profesional me ha tocado ver enfermedades autoinmunes como lupus, causada por sacarina, trastornos autísticos por colorantes artificiales, cuadros de fatiga crónica por uso prolongado de antibióticos, cuadros dermatológicos severos por gluten y sume y siga.
Finalmente, es la vida moderna la que nos tiene así.
Sí. Y es difícil dar una receta fija para corregir todo esto. Tiene que ver con el ritmo de vida acelerado, o con la necesidad de trabajar. A veces uno se pregunta si falta tiempo para vivir en forma sana. Evidentemente, parte de la solución sería una potente campaña educativa. Instruir sobre cambios de etiqueteo en alimentos o explicar sobre los azúcares y cuáles de ellas son las peores. Creo que debemos recuperar el tiempo perdido y criar niños más sanos, que tengan conciencia de que hay cosas que les hacen mal. Hay un largo camino que recorrer que debe empezar por aceptar esta realidad.
¿Por qué están aumentando las alergias alimentarias?
Aunque la lactancia es considerada como un factor protector, se ha visto que cada vez más lactantes padecen alergias alimentarias, especialmente a la proteína de leche de vaca, aunque nunca ellos la hayan consumido directamente. La explicación precisamente tiene que ver con el órgano más importante del sistema inmune: el intestino, ya sea del bebé o de la madre. Aquí, cuatro claves para entender el fenómeno.
1. Tipo de nacimiento: que un niño nazca por parto vaginal o por cesárea, puede marcar la diferencia, por el tipo de bacterias que enfrenta el bebé. Si es por cesárea, el primer contacto es con bacterias cutáneas –por la piel de la madre– y serán ese tipo de bacterias las que colonicen el intestino del bebé. Mientras que si nace por parto vaginal, serán bacterias provenientes de la vía gastrointestinal y reproductiva de la madre.
2. Uso de antibióticos en el embarazo: el uso de este medicamento –especialmente cuando es para afecciones respiratorias– incide en el desbalance de la flora intestinal de la madre: los antibióticos barren con todo tipo de bacterias, sin diferenciar las buenas o las malas. Por ende, durante la lactancia, ella traspasará proteínas y células que traen información genética de desbalance bacteriano, lo que el intestino del lactante asumirá como propio.
3. Uso de aditivos en la alimentación: estos desequilibran la flora microbiota intestinal y afectan los mecanismos de tolerancia hacia alimentos.
4. fenómenos epigenéticos: es decir, que la expresión de un gen se vea alterada por factores ambientales. Eso puede resultar en que el organismo reconozca como peligroso un alimento que no lo es. La tolerancia se desarrolla desde el comienzo de la alimentación y se piensa que incluso desde la vida intrauterina, por eso la alimentación de la madre es tan importante.
Intolerancia al trigo:cada vez más frecuente
El consumo del gluten es un factor importante en una variedad de condiciones, no solo de la enfermedad celíaca clásica, sino también de la intolerancia al gluten que causa bastante malestar. Estas patologías se han hecho cada vez más frecuentes; un aumento que tiene que ver, primero, con que el diagnóstico es menos complejo que antes –ya no se necesita realizar biopsias intestinales, sino solo marcadores en la sangre–, pero, además, con otros factores: el trigo frecuentemente tiene modificaciones genéticas y, por otra parte, los cambios sustanciales en el equilibrio de la flora intestinal hacen que sea menos digerible.
¿Cuáles son los síntomas de la intolerancia al gluten?
Exceso de gas, flatulencia, fatiga muscular, dolores articulares, dolores de cabeza, constipación o diarrea, además de cansancio, debilidad muscular, calambres, dolores de cabeza, trastornos cutáneos como eczema y picazón. En la práctica diaria, me encuentro con personas que expresan ser celíacos o sensibles al gluten por haber mejorado de muchas molestias con una dieta sin gluten. Aunque no se ha confirmado con exámenes de laboratorio, esta afirmación debe ser considerada de gran valor. Especialmente cuando, al reintroducir el gluten, se desencadena una serie de síntomas que habían desaparecido. Al parecer hay otros factores que pueden incidir en esta respuesta al gluten. Uno de ellos podría ser que en la industria del pan se use un exceso de gluten en la elaboración de este, además de harinas enriquecidas. También está el uso de distintas semillas de trigo en esta industria. Muchas semillas, por razones agrícolas, son genéticamente modificadas. Ya no comemos lo que nos da la madre natura y digerir todos estos elementos implica un esfuerzo enorme para el intestino.

El cáncer es una enfermedad reversible. Lo único que tenemos que hacer es revertir las tres características de la célula

Posted: 22 Feb 2017 11:28 AM PST

“El cáncer es una enfermedad reversible. Lo único que tenemos que hacer es revertir las tres características de la célula cancerosa: eliminar la acidez, la hipoxia y aumentar su temperatura. Cómo se consigue: fundamentalmente a través de la alimentación y el agua, con una dieta antiinflamatoria y el consumo de agua alcalina”


El doctor Alejandro Stevens, actualmente especialista en medicina biorreguladora, egresó como médico cirujano en 1982 en la Universidad de Concepción, posteriormente cursó pediatría, neurología infantil y culminó los magíster en Salud Pública y Epidemiología. Durante 14 años trabajó como neurólogo infantil en el hospital de Chillán hasta que su inquietud por ir más allá que el mero estudio de la sintomatología en la medicina alopática le llevó a adentrarse en la terapia neural, la medicina biorreguladora y la homotoxicología de la mano del doctor colombiano Arturo O´Byrne en busca de la causa y no del síntoma. Hoy día en su centro de la Ligua atiende a pacientes de todas las edades y con todo tipo de patologías, pero en especial el cáncer donde ha obtenido excelentes resultados. Es además uno de los fundadores y miembros de la Sociedad de Medicina Biorreguladora de Chile y fue de los primero en impartir sus conocimientos sobre terapia neural en Chile.

¿Doctor, cómo se trata a un paciente de cáncer con medicina biorreguladora y cuáles son los resultados que está obteniendo?

Desde el año 2002, se conoce con exactitud lo que es la biología de las células cancerígenas. Las células en general tienen tres características: el ph, el consumo de oxígeno y la temperatura. Sabemos que la célula normal tiene un ph alcalino, o sea sobre 7.2, consume oxígeno y vive a una temperatura de más menos 37 grados. Por su parte, la célula cancerígena vive en un ambiente ácido, no consume oxígeno y vive a temperatura fría, entre 8 y 10 grados.

Por lo tanto, todo lo que nosotros hacemos desde el punto de vista biológico está enfocado en estas tres características: 1º cambiar la acidez a alcalinidad, 2º agregarle oxígeno a la célula cancerígena y 3º aumentar la temperatura a 37º.

Ahora, la clave de todo esto es la acidez, es decir todos los esfuerzos para el tratamiento del cáncer tienen que estar dirigidos a mejorar la acidez, porque ésta es la condición que tiene la célula cancerígena de sobrevivir. La MEC (la matriz extracelular), lo que anteriormente se conocía como tejido conjuntivo, juega un papel extremadamente importante en todo este proceso, ya que el cuerpo se divide entre la parte intracelular, la extracelular y vascular.

La célula cancerígena muta para vivir en condiciones de acidez e hipoxia y vive a baja temperatura. De hecho el cáncer es reversible. En la alopatía no existe el concepto de matric, entonces no hay opción de detoxicación. A propósito del cáncer, cuando se hizo el estudio desde la OMS en función a los resultados del cáncer, se dijo que desde la medicina alopática se tenían tres formas de tratar el cáncer: por cirugía, por quimioterapia y por radioterapia. En el estudio se habló también del éxito y el fracaso de estas tres terapias: la cirugía tiene un 50% de éxito y 50% de fracaso, la quimioterapia, por su parte, tiene un 7% de éxito y un 93% de fracaso y la radioterapia un 8% de éxito y un 92% de fracaso.

¿Por qué estos resultados tan bajos?

Hoy día se sabe, que lo que hace la quimio y la radio es que aumenta la acidez y la hipoxia y disminuye la temperatura, que son las precisamente las tres condiciones que favorecen la presencia de la célula cancerosa. Lo que la radio y la quimioterapia producen es la intoxicación de matric y si la matric (MEC) se desvirtúa y no actúa como un espejo resonador nítido, sino que hay interferencias, la célula tiene que volver a mutar para sobrevivir en esa condición. Entonces hoy día, para la medicina biorreguladora, el cáncer es un mecanismo de sobrevivencia. Cuando el médico biorregulador entiende eso, entiende el cáncer.

¿Qué elementos son los que usted considera los más generadores de acidez?

Los seres humanos somos energía envuelta en piel, por lo tanto somos entes energéticos ¿Cómo se alimenta la energía? En un 70% alimentación y la mitad de eso 35% agua, 20% oxígeno y 10% luz solar. Entonces el peso, el 70% lo tiene lo que entra por boca, la mitad es alimento y la otra mitad es agua.

Si nosotros quisiéramos desarrollar políticas de mejoría de verdad de la Salud Pública, deberíamos desarrollar políticas de alimentación y de agua. Pero, ya no de la potabilización del agua, sino todo lo que el agua contrae, porque el agua trae además metales pesados. El grueso del acidez lo hace la alimentación y la ingesta de agua. El agua debería tener un ph neutro, pero en Chile no lo tiene, tiene un ph ácido. Por eso, es que nosotros estamos promulgando el uso de agua alcalina.

¿Cómo consigue mutar la acidez de la célula cancerosa?

Con respecto a la alimentación, existe el concepto introducido por el doctor Barry Sears, que se basó en un hecho que los pacientes le relataban: “doctor yo no como tanto, pero engordo”. Entonces, Sears se dedicó a contar calorías y proteínas y se dio cuenta que la persona aún comiendo menos, seguía engordando. Ahí entendió que ese no era el problema, sino que tenía que ver con el proceso inflamatorio.

Nosotros debemos consumir alimentos no inflamatorios, porque cuando los consumimos aumentamos la acidez. La clave está en descubrir cuáles son los alimentos que te inflaman. En ese punto hemos llegado a dos conocimientos fundamentales, por un lado, el 80% de la población del mundo tiene intolerancia a la leche y el 75% al gluten. Nosotros tenemos genética de hace millones de años, pero el advenimiento de la agricultura que es muy posterior desarrolló la producción de la leche que es un elemento tremendamente “acidótico” y por esa razón el cáncer continúa como mecanismo de sobrevivencia. Ese cambio de switch es el que hace la diferencia.

Por ese motivo, mi principal objetivo es descubrir cuáles son esos alimentos inflamatorios y cuáles no. Hay un análisis que desarrollamos aquí en la clínica con un equipo que se llama Lapitex, a través del cual podemos detectar metales pesados y saber de forma muy rápida cuáles son los alimentos inflamatorios y cuáles no. En un minuto evalúa 213 alimentos y en cada paciente es distinto el resultado.

Otro de los equipos que utilizamos es el oligoscan que te permite la determinación de metales pesados, mide los oligoelementos y los minerales. Hoy día el conocimiento está, pero no se explica y tampoco existen modelos de trabajo que te permitan decir que hay otra medicina que se está desarrollando y que está obteniendo resultados.

Algunos de los consejos para reducir el riesgo de cáncer es llevar una dieta antiinflamatoria, evitar leche y lácteos en general, azúcar y cambiar la sal de mesa por la sal marina, además de evitar los carbohidratos, harinas, carnes rojas y de cerdo. Y de hecho con este puro cambio alimenticio, la gente con artritis y artrosis mejoran ostensiblemente. También es extremadamente importante el uso de agua alcalina para evitar la acidez. En Japón han distribuido este tipo de agua en la red y han reducido de forma importante el porcentaje de cáncer gástrico entre la población. Además hay que introducir el concepto de drenaje, que hoy día no es está muy extendido, al menos en Chile.

¿Cómo llegan los pacientes de cáncer a la medicina biorreguladora?

A la medicina biorreguladora llegan pacientes que han sido desahuciados de la medicina alopática, entonces nosotros hacemos muchas cosas, pero los hilos conductores son cambiar la acidez, la hipoxia y la temperatura. Antiguamente, la tecnología señalaba que tú podías mejorar la temperatura a través de la medicina más antigua del mundo que es la moxibustión, una moxa hecha con la planta de Artemisa, que se hace en puntos de acupuntura y que consigue elevar la temperatura.

¿Cuál es su especialidad en este centro médico?

Cuando uno entra en la causalidad, uno encuentra que las causas en las enfermedades son comunes y la variable de enfermarte o no va a depender de lo que llamamos epigenética. Es decir, todos tenemos un transfondo genético pero también tenemos un ambiente y si ese ambiente codifica para una enfermedad nos enfermamos. Todos tenemos un sustrato genético, pero tú te puedes enfermar o no y no depende de la edad, sino del ambiente. Si a la enfermedad le das las condiciones se expresa la genética.

Siendo pediatra, uno se empieza a introducir en la familia del niño, y empiezas a usar tu tratamiento desde el mundo alternativo, incluso uso alopatía, cuando lo necesito lo uso. Cuando te introduces en la familia como pediatra y ven que tienes resultados con los niños, empieza a llegar la abuelita, la mamá, el tío. Hoy día estamos tratando desde niños recién nacidos hasta las abuelitas de 95 años. Trato todo el espectro de edad y todas las patologías. Aquí llegan muchas patologías de las que se dicen crónicas. De hecho, descubrí que la medicina alopática lo único que consigue es cronificar la enfermedad, porque haces supresión de síntomas y cuando haces eso obligas a la enfermedad a cronificarse.