El estrés emocional crónico puede iniciar el proceso de un cáncer

Posted: 23 Jul 2017 01:44 PM PDT

PERE GASCÓN, ONCÓLOGO DEL HOSPITAL CLÍNIC

Pere Gascón

Pere Gascón (Barcelona, 1949), es uno de los máximos exponentes internacionales en la investigación que vincula sistema nervioso –las neuronas, el cerebro– y cáncer. Ejerce en el servicio de Oncología del Hospital Clínic. Fue su responsable hasta el 2015.
–Usted ha estudiado la relación entre sistema inmunológico y cáncer.
–Soy inmunólogo tumoral y siempre he investigado el microambiente que rodea al tumor: los linfocitos, los macrófagos… con el fin de atacar al cáncer. Por desgracia, hemos visto que cuando un tumor se ha aposentado bien, las células de su microambiente, que son parte del sistema inmunológico, cambian de chaqueta y se ponen de parte del tumor.
–Autoagrede.
–Sí. Los macrófagos, que estaban para defendernos, se pasan al bando del cáncer. Los fibroblastos, que daban consistencia al tejido conectivo, apoyan al tumor, que las compra y lo favorecen. Así en todos los cánceres.
–¿Y en las metástasis? [Diseminación de un cáncer a varios órganos]
–Sabemos que cuando se produce una metástasis existe un nido celular previo que se aprovecha de procesos inflamatorios crónicos asintomáticos, que tenemos en diferentes partes del cuerpo sin saberlo. El cáncer crece en núcleos inflamatorios.
–¿Siempre?
-Si. Esto es muy importante. El cáncer siempre surge de un proceso inflamatorio, y crece más en ese ambiente. Es su microambiente.
–¿Un ejemplo?
–Fácil: ¿qué hace el tabaco? Causa una inflamación crónica en los pulmones. Fumas e irritas constantemente los bronquios. Eso es un campo abonado –no todos los fumadores lo sufrirán– para que una célula cancerosa anide allí. Para que se produzca una mutación.

–¿Qué ocurre en una inflamación?
–Las células del propio tejido inflamado se van multiplicando, con intención de repararlo, hasta que hay un error. La inflamación indica que hay células activadas por un virus, el tabaco, asbestos… No hablo de la inflamación que surge cuando te tuerces un tobillo. Esa no es cancerosa.

–¿La solución del cáncer vendrá del propio sistema inmunológico?
–Es uno de los futuros más actuales. Se han identificado las células que impedían actuar al sistema inmunológico que debe defendernos. Esto es una revolución de hace cinco años. Hay fármacos específicos para tratar metástasis por melanoma, cáncer de riñón, y otros. Esas personas, antes morían en pocas semanas y ahora están viviendo hasta cinco años.

“La línea inmunológica puede ser la respuesta al cáncer en la primera mitad del siglo XXI”

–¿Es la línea definitiva anticáncer?
–Con el cáncer nunca existirá una línea definitiva. La línea inmunológica, combinada con otras, puede ser la respuesta al cáncer en la primera mitad del siglo XXI. Pero la célula cancerosa se las sabe todas. Se hace resistente. Yo ya no estoy ahí.
–¿Y en qué está usted?
–En el desarrollo de algo que identifiqué hace 20 años, cuando trabajaba en EEUU. Descubrí que células del cáncer de mama tenían un receptor [enlace] que es un neurotransmisor [mensajero químico entre neuronas]. Yo siempre he tenido la neurología en la cabeza, y la he estudiado muchísimo. Entonces pensé: si un producto de las neuronas libera una sustancia que se une a un receptor de la célula cancerosa, eso significa que existe una comunicación entre sistema nervioso y cáncer.
–¿Lo confirmó?
–Si. Un investigador de Sevilla, Miguel Muñoz, siguió mis publicaciones y demostró que prácticamente en todas las células cancerosas que él estudió existía aquél receptor neuronal que yo encontré. Lo detectó en tumores de colon, próstata, pulmón, cerebro y leucemias.
–¿Y qué ocurrió?
–Vimos que esos cánceres también tienen receptores de otro neurotransmisor, la adrenalina. Luego, si en las células cancerosas existen receptores de neurotransmisores, eso significa que el sistema nervioso está dialogando con el cáncer. Y ahora viene lo fuerte.
–Adelante.
–Últimamente, hemos demostrado  que el sistema nervioso, en general, propicia el crecimiento del cáncer, forma parte de la tumorogénesis, es decir, de la formación y el crecimiento del tumor. Varios investigadores de EEUU han aludido a esa relación en sus publicaciones.
–¿Adónde lleva todo esto?
–Hace 20 años que voy detrás de demostrar que existe una conexión entre el sistema nervioso y el cáncer. Y es lógico, porque el sistema nervioso nos regula el rítmo cardiaco, la respiración, el intestino. Todo. La sustancia que yo he estudiado es un neurotransmisor inflamatorio: he observado la conexión entre inflamación, cáncer y sistema nervioso.
–¿Esto relaciona al cáncer con los choques emocionales fuertes?
–Por ahí puede ir la cosa. Pero, yo he dicho por activa y por pasiva que las emociones no causan cáncer. El cáncer es consecuencia de un proceso lento, y el organismo tiene una capacidad de regeneración brutal. No es fácil generarlo. Surge de la rotura de muchos sistemas corporales.

“Hay personas de 50 y pocos años que pierden el trabajo y año y medio después les surge un cáncer”

–De múltiples coincidencias.
–Si. Cada vez tenemos más evidencias de que cuando una persona sufre estrés crónico, de meses –por la muerte de una persona que te rompe la vida o la pérdida de un hijo–esas emociones conducen a un estrés en el que se liberan citoquinas inflamatorias, sustancias que crean un ambiente proinflamatorio del que no se es consciente. Esto lo hemos visto en personas de 50 y pocos años que pierden el trabajo y año y medio después les surge un cáncer.
–¿Si ese parado encuentra otro empleo el proceso maligno se detiene?
–Imposible saberlo. Si el estrés emocional ha durado muchos meses, es posible que el proceso canceroso ya vaya por libre. Lo importante es la cronificación del conflicto.
–¿El sistema nervioso potencia las defensas inmunológicas?
–Claro. Cuando el sistema nervioso está equilibrado, las defensas están óptimas. Esto se ha demostrado. Un buen sistema nervioso que permite dormir bien, estar equilibrado y hacer ejercicio físico potencia el sistema de defensas. Y a la inversa, sabemos que los estados estresantes, deprimentes y crónicos, son estados proinflamatorios.
–Riesgo de cáncer.
–Lo que causa el cáncer no es la emoción, sino el proceso que conduce a un ambiente celular inflamatorio, que es esa situación personal negativa. El estrés emocional crónico puede poner en marcha el proceso que inicia un cáncer.
–¿Qué tipo de estrés es maligno?
–El contínuo, que va ligado a una depresión e impide dormir. Puede tener su origen en el trabajo o en una vida familiar infernal.
–¿El control mental de cada persona en esas circunstancias límite es determinante? Si.El control mental de cada cual es determinante. Se suma a su predicposisición genética.
Advertisements
 

Resultado de imagen para 20 alimentos antiedad

 

No puedes obtener la variedad de antioxidantes de una botella de vitaminas que la que obtienes de comer frutas y verduras orgánicas de colores vivos.

Antocianinas – Otro tipo de poderosos antioxidantes que ayudan a reducir la inflamación al inhibir la producción de ciertas sustancias químicas inflamatorias. Estos compuestos contribuyen a la salud del tejido conectivo de la piel y los músculos, y son incluso más potentes que la vitamina C para combatir los radicales libres que irritan los tejidos del cuerpo y causan inflamación. Las antocianinas presentes en los alimentos se pueden identificar normalmente por sus colores rojo oscuro, púrpura o azul. Algunos de los mejores alimentos con antocianinas son las cerezas, moras, arándanos, bayas de saúco, berenjena, frambuesas, uvas rojas y negras, fresas y ciruelas.

Beta caroteno – un precursor de la vitamina A que se encuentra en espinacas, zanahorias, calabaza, brócoli, camote, tomate, melón, duraznos, calabaza, y muchos tipos de pimientos. ¡El beta- caroteno también se abre paso hasta las células de la piel en tu cuerpo y la protege de los rayos UV de adentro hacia afuera!

El beta-caroteno se convierte en vitamina A en el cuerpo. Aunque el beta caroteno es un antioxidante eficaz, la vitamina A no lo es, y puede ser tóxica para el organismo cuando se toma como un suplemento en dosis muy altas. El beta-caroteno de los alimentos naturales, por otro lado, nunca podría ingerirse en cantidades demasiado altas porque tu cuerpo simplemente detiene la conversión en vitamina A cuando el cuerpo tiene lo que necesita.

Licopeno– Este antioxidante se encuentra en frutos rojos como los tomates, pimientos rojos y sandía. La potencia del licopeno aumenta con la cocción, así que la salsa de tomate y pasta de tomate tienen una mayor cantidad de licopeno que los tomates frescos. El licopeno también puede aumentar los niveles de pro colágeno en la piel, lo que sugiere que ayuda a revertir o retardar el proceso de envejecimiento.

Polifenoles– Los tés verde, blanco y oolong contienen antioxidantes llamados polifenoles que estimulan la capacidad de la piel para protegerse del sol. Beber 2-4 tazas de té verde al día brindarán excelentes beneficios antioxidantes y de protección de la piel. El chocolate oscuro (con más de 70/65% de cacao) es también una rica fuente de antioxidantes.

Selenio – Este oligoelemento se requiere para el funcionamiento correcto de los sistemas del cuerpo de producción de enzimas antioxidantes, así como para la protección de la función de la tiroides . El selenio también ayuda a mantener altos niveles de glutatión. Las nueces de Brasil son ricas en selenio y sólo algunas te darán la cantidad diaria necesaria. Ten en cuenta que las nueces de Brasil son la fuente más conocida de selenio y he visto que algunas fuentes sugieren que podrías sufrir una sobredosis de selenio al consumir demasiadas nueces de Brasil muy a menudo. Comer 2-4 nueces de Brasil al día es genial, pero ten cuidado de comer una bolsa entera ya que podría ser una dosis excesiva de selenio.

Vitamina C– Este potente antioxidante es una vitamina soluble en agua que se encuentra en frutas cítricas, pimientos verdes, el repollo, la espinaca, el brócoli, la col rizada, el melón, el kiwi y las fresas.

Glutatión– el antioxidante más potente en el cuerpo. El glutatión es crítico para ayudar al sistema inmunológico a luchar contra las infecciones y prevenir el cáncer. A medida que envejecemos, el cuerpo pierde la capacidad de deshacerse efectivamente de las toxinas, lo que nos deja más susceptibles a la desintegración celular descontrolada por el estrés oxidativo, los radicales libres, las infecciones y el cáncer. Esto sucede cuando el hígado se sobrecarga y se daña, lo que le impide hacer su trabajo. Las toxinas se adhieren al glutatión, que luego las elimina a través del sistema digestivo y los movimientos intestinales.

El glutatión también nos ayuda a alcanzar nuestro máximo funcionamiento físico. Los estudios de investigación muestran que con el aumento de los niveles de glutatión disminuye el daño muscular, se reduce el tiempo de recuperación, aumenta la fuerza, la resistencia y el desarrollo de músculo magro. La principal revista médica británica, The Lancet, encontró que los jóvenes sanos tenían los niveles más altos de glutatión, mientras que las personas  sanas de edad avanzada tenían niveles más bajos, y los ancianos enfermos y hospitalizados tenían el más bajo de todos.

El glutatión se encuentra en los vegetales que contienen azufre, como el ajo, la cebolla y las verduras crucíferas como el brócoli, las coles de Bruselas, coliflor, rúcula, berro, col, etc., o puede tomarse como un suplemento.

Alimentos con Mayor Contenido de Antioxidantes para Proteger a tu Cuerpo de la Oxidación

Arándanos rojos

Arándanos azules- especialmente los silvestres

Granadas

Uvas

Col rizada (y otros vegetales verdes de hoja)

Moras

Ciruelas pasa

Pecanas

Cerezas dulces

Ciruelas negras

Frijoles negros

Espinacas

Brócoli

Kiwis

Zanahorias

Calabacín

Camotes

Tomates

Duraznos

Mangos

Papaya

Quinoa

Acai

Perejil

Cacao

Salvia

Tomillo

Albahaca

Jengibre

Estragón

Bayas de sauco

Menta

Alcachofa

Frijoles rojos

Frijoles Pinto

Grosellas

Pistacho

Ajo

Cilantro

Pasas/Uvas

Manzanas

Higos

Uva espina

Goji

Chabacanos

Cacahuates

Col

Guayaba

Col Morada

Cerezas negras

Espárragos

Peras

Brócoli

Camotes

Naranjas

Cebollín

Castañas de Cajú

Betabel y hojas de betabel

Aguacates

Rúcula

Frijoles

Rabanitos

Nueces de Macadamia

Papas

Toronja

Mandarinas

Lechuga de hoja verde

Cebolla morada

Brotes de Alfalfa

Nueces de Brasil

Limones

Té verde

Pimientos rojos, amarillos o verdes

Hongos Portobello y Crimini

Berenjena

Té rojo Rooibos

Garbanzos

Limas

Plátanos (ocasional debido al alto contenido de azúcar)

Aceite de oliva extra virgen

Hongos Shiitake

Chícharos

Piñones

Puerros

Piña

Calabaza

Calabacín

Té negro

Hinojo

Melón Cantaloupe

Pepino

Sandía

Por Catherine Ebeling RN, BSN

y Mike Geary, Especialista Certificado en Nutrición

Los Probióticos, organismos amigables para el intestino

Posted: 22 Apr 2017 10:00 PM PDT

 

Resultado de imagen para Probióticos

¿Qué son los probióticos? Los probióticos son organismos diminutos que existen en el tracto gastrointestinal sano del ser humano.

Los probióticos fueron reconocidos por primera vez cuando un microbiólogo ruso ganador del Premio Nobel viajó a Bulgaria y observó que las personas bebían leche fermentada y vivían vidas más largas y saludables. Durante miles de años muchas culturas comían alimentos fermentados antes de la aparición de los refrigeradores como una forma segura de almacenar y consumir alimentos. Los alimentos fermentados son ricos en bacterias benéficas que nuestros cuerpos necesitan para funcionar saludablemente.

Estos probióticos son las bacterias buenas que viven en nuestros sistemas digestivos. Este revestimiento del tracto intestinal en nuestros cuerpos es la clave para una salud óptima. Las colonias de bacterias saludables ayudan a descomponer los alimentos que comemos, a fabricar y metabolizar las vitaminas y otros nutrientes vitales, y filtrar los desechos. Pero nuestros organismos intestinales son aún más complejos.

El estado general de salud de todo el cuerpo, incluyendo la salud mental, depende de la capacidad de nuestro sistema digestivo para descomponer las grasas, proteínas e hidratos de carbono de nuestros alimentos en nutrientes utilizables. Estas bacterias amigables, o probióticos, que viven en nuestros intestinos, tienen un impacto real en nuestra salud general.

Desafortunadamente, las dietas modernas de hoy en día son alimentos procesados, pasteurizados y básicamente alimentos “muertos”. Lo que sucede cuando las personas comen una dieta rica en alimentos elaborados, alimentos “muertos”, es que las bacterias dañinas ocupan el sistema digestivo, causando muchos problemas, no sólo en el sistema digestivo sino en todo el organismo. Muchas enfermedades comienzan en un medio insalubre en nuestras entrañas. Y esto empeora cuando tomamos antibióticos. Si bien los antibióticos matan a los patógenos dañinos, también matan a las bacterias saludables y benéficas de nuestro organismo.

Resultado de imagen para Probióticos

 

Probiótico significa “para la vida” y los probióticos como el lactobacillus, plantarum y bifidis ayudan a las células a combatir la enfermedad, prevenir la diarrea y el estreñimiento, proteger la mucosa del intestino, ayudar a la digestión y proporcionan los nutrientes adecuados para tener células sanguíneas sanas.

Los probióticos también son responsables de la fabricación de vitaminas del grupo B y vitamina K en los intestinos, donde se absorben inmediatamente.

Los diminutos organismos que viven en nuestro sistema digestivo pueden tener un gran impacto en nuestra salud. Y lo que comemos determina el tipo de organismos que tenemos. Los alimentos poco saludables y procesados, azucarados o con almidón pueden hacer que las malas bacterias crezcan fuera de control, debilitando nuestros sistemas inmunológicos, y afectando nuestra capacidad de metabolizar y sintetizar las vitaminas y nutrientes.

Los intestinos funcionan también como una de las defensas inmunológicas más importantes. De hecho, 70-80 %, o de las células inmunes del cuerpo están presentes en los intestinos. Por supuesto, nuestro sistema inmunológico nos protege de peligrosos virus, bacterias y parásitos, pero también controla las respuestas a los alimentos y las alergias alimentarias.

Resultado de imagen para Probióticos

El tracto intestinal es la más grande de interfaz entre el cuerpo y el ambiente externo, y en realidad contiene más área de superficie que la piel. Las señales de las células nerviosas, células endocrinas y células inmunes en el intestino afectan a los tejidos y órganos en todo el cuerpo. Hay cerca de mil millones de neuronas en el sistema nervioso intestinal.

En realidad, no es de extrañar entonces que la gente diga que tiene esa sensación en las entrañas (“corazonada»).

En este sistema complicado y altamente especializado, los organismos vivos tienen un poderoso efecto sobre nuestra salud. Estas bacterias beneficiosas luchan contra los organismos invasores peligrosos y potencialmente dañinos. Los probióticos regulan nuestras respuestas inmunes, y también suprimen la inflamación excesiva.

Pero demasiados antibióticos que matan todas las bacterias, buenas o malas, las toxinas en el medio ambiente y una mala dieta con alto  contenido de azúcar y almidones rompe este delicado equilibrio. Y sí, también el envejecimiento puede destruir este equilibrio de bacterias benéficas.

Los cambios negativos en la flora intestinal pueden estar asociados con la enfermedad inflamatoria intestinal, el cáncer, la enfermedad cardiovascular y el síndrome metabólico. Ahora se piensa que muchas reacciones alérgicas, el asma e incluso la obesidad están ligadas a desequilibrios en los intestinos.

Sin embargo, la buena noticia es que si agregamos los tipos adecuados de probióticos y bacterias buenas, podremos mantener o restablecer un equilibrio saludable en el tracto intestinal, mejorar la salud general del organismo y combatir el envejecimiento.

Por ejemplo, los niveles altos de bacterias benéficas, de hecho ayudan a bajar de peso, ya que las personas con sobrepeso tienden a tener niveles bajos del tipo correcto de bacterias. Esta exposición crónica a bacterias patógenas en los intestinos causa inflamación en todo el sistema y puede dar lugar al síndrome metabólico, que, como ya sabes, es el comienzo de la diabetes y enfermedades del corazón.

Los probióticos adecuados pueden ayudar a reducir la presión arterial, reducir el colesterol LDL y mejorar la sensibilidad a la insulina. Y, lo que es más importante, los probióticos tienen un papel muy importante en la prevención de los cánceres, tanto dentro como fuera del tracto intestinal, especialmente los cánceres de colon, hígado y vejiga.

Se ha descubierto que dos tipos de bacterias, Lactobacilos y Bifidobacterias son muy beneficiosas para la salud. Los estudios han demostrado que, efectivamente, pueden evitar que las bacterias potencialmente dañinas se adhieran a las paredes de nuestro sistema digestivo, ayudan a lograr el correcto equilibrio ácido-base de los intestinos, ayudan a la mucosa intestinal y la microflora intestinal y fortalecen el sistema inmune.

En dos estudios diferentes se demostró que los probióticos mejoran directamente la respuesta inmune del organismo. Un estudio demostró que la ingestión de probióticos durante apenas un corto tiempo causó un aumento significativo en la capacidad citotóxica de las células asesinas naturales. Y otro estudio de sujetos de cincuenta años que consumían a diario una bebida láctea con una cepa de lactobacilos encontró el mismo beneficio.

Estudio tras estudio han demostrado que los probióticos ayudan a mantener a la gente saludable, especialmente a la población que está envejeciendo. A medida que envejecemos, el sistema inmunológico se debilita y se empieza a deteriorar el sano equilibrio de bacterias y organismos en el sistema digestivo.

Aunque generalmente pensamos que los probióticos sólo son buenos para los intestinos, en realidad benefician al sistema digestivo completo, incluyendo la boca, la garganta, el estómago y el tracto vaginal.

Algunas maneras más en que los probióticos pueden ser benéficos para el organismo:

 Los probióticos pueden prevenir las arrugas y darte una tez radiante al eliminar las toxinas y combatir los radicales libres que pueden dañar la piel y provocar señales prematuras de arrugas y flacidez. Y también te ayudan a digerir mejor los alimentos, así tu cuerpo absorbe más nutrientes.

 Los probióticos pueden ayudarte a quemar mejor la grasa porque reducen los antojos de carbohidratos, azúcar y alcohol y te ayudan a tener más energía para estar más activo.

 Los probióticos limpian el hígado, lo que se refleja en tu piel y ojos. Cuando evitas que las toxinas se acumulen en el hígado, tienes una piel más joven con menos manchas lunares y marcas, y tienes ojos brillantes y claros.

 Los probióticos ayudan a que las uñas y el pelo crezcan más rápido y sean más fuertes, al nutrir los vasos sanguíneos que rodean los folículos del pelo. Una sangre saludable nutre el pelo, la piel y las uñas. Los probióticos también ayudan a descomponer las proteínas en la dieta que benefician el pelo y las uñas.

Aunque los probióticos se conocen desde hace mucho tiempo, apenas estamos empezando a entender la importancia de su papel en la lucha contra el envejecimiento, la conservación de la buena salud, el fortalecimiento del sistema inmunológico y la lucha contra las enfermedades.

Hay cientos de productos con probióticos en alimentos, bebidas y suplementos. Los siguientes consejos pueden ayudarte a elegir un producto de alta calidad:

 Asegúrate de que los probióticos sean cultivos vivos. Muchos yogures y otros productos alimenticios presumen contenido de probióticos, pero a menos que estén vivos, no producen ningún beneficio.

 Fíjate en la cantidad de CFU en cada porción y elije el de la cifra más alta.

 Fíjate en el tipo de bacteria que contiene. Las mejores y más conocidas son acidófolus, lactobacilos y bifido bacterias. Estas cepas también son muy benéficas: Lactobacillus rhamnosus GG, Streptococcus thermophilus, bifidobacterias, y Saccharomyces boulardii.

 Si estás tomando suplementos, asegúrate de que el producto tenga un recubrimiento entérico, lo que significa que sobrevivirá en el ambiente ácido en el estómago para llegar al intestino delgado o grueso donde se necesita.

 Y casi todos los probióticos mueren en un ambiente cálido o caliente, así que asegúrate de obtenerlos de una fuente confiable que mantenga sus productos lo suficientemente frescos para que sean viables.

Muchos probióticos no tienen ningún efecto secundario adverso, pero lee con atención las etiquetas y tómalos como se indica. Algunos probióticos pueden tener un fuerte efecto de «limpieza» en el sistema digestivo, especialmente si no estás acostumbrado

Alimentos Probióticos Saludables

Yogur – Evita los endulzados y muy procesados y elige en cambio los no endulzados, naturales y orgánicos. Y asegúrate de que la etiqueta diga «cultivos vivos».

Kefir– Un producto de leche cultivada que es útil para las personas con intolerancia a la lactosa. El Kefir contiene diferentes tipos de bacterias beneficiosas, más que el yogur hace, y también levaduras. El kefir contiene más cepas de bacterias que permanecen viables en el sistema digestivo, aumentando la probabilidad de colonizarse en el intestino.

Té Kombucha – Este té se hace a partir de un cultivo de bacterias simbióticas benéficas y levaduras que es popular en China desde dos mil años atrás. El té Kombucha contiene muchos aminoácidos importantes, vitaminas del grupo B y potentes sustancias que fortalecen el sistema inmunológico. También es conocida su efectividad contra muchos cánceres.

Kimchi (también se escribe Kim Chee a veces) -Este condimento picante tradicional coreano se hace con col y otras verduras y se sazona con sal, ajo, jengibre y chile. Los vegetales fermentados son más fáciles de digerir y aumentan los niveles de vitaminas.

Chucrut – Este platillo está hecho con col salada y fermentada con leche durante un periodo de semanas. Las bacterias saludables del chucrut producen enzimas beneficiosas, y además contiene sustancias antibióticas y anticancerígenas. Asegúrate de que sea fresco y no en lata, que probablemente esté «muerto» por el calor durante el enlatado.

Miso– el miso se hace con pasta cultivada de frijoles de soya. Los dos ingredientes agregados al miso son agua y sal. Las enzimas se descomponen y ayudan a pre-digerir las proteínas, almidones y grasas y convertirlas en aminoácidos, azúcares simples y ácidos grasos. El miso se usa con frecuencia como base para sopas, pero también es genial en salsas, marinadas y aderezos. Ten en cuenta que las altas temperaturas al hervir matan los microorganismos benéficos del verdadero miso. Muchas sopas de miso que hay en los Estados Unidos usan tofu y no miso. Sólo el miso es la versión fermentada.

Tempeh-Otra forma saludable de frijoles de soya fermentados (en general, los frijoles de soya no son saludables, a menos que estén fermentados). Este alimento de soya es más fácil de digerir y proporciona muchas vitaminas y nutrientes, así como proteína, calcio y hierro. El moho que se forma por la fermentación produce un antibiótico natural que fortalece el sistema inmunológico.

Umeboshi– Ciruelas encurtidas saladas, agrias, lactofermentadas de origen japonés. Es un alimento muy alcalino y ayuda a estimular el sistema digestivo, promoviendo la eliminación de toxinas. También tienen propiedades antibióticas naturales y son muy benéficas para la salud intestinal.

Pickles- Hay una gran variedad casi ilimitada de verduras lactofermentadas que puedes hacer usando sal, temperatura y un entorno controlado. La mayoría de los encurtidos comprados en la tienda, se hacen con vinagres y procesamiento de calor, lo que elimina las bacterias beneficiosas y enzimas que resultan de la fermentación natural – revisa la etiqueta si quieres encontrar encurtidos fermentados que en realidad son difíciles de conseguir.

A algunas personas no les gusta el saber de las bebidas fermentadas como el Kombucha, así que lo que les sugiero es mezclar el té Kombucha con té helado común para equilibrar el sabor. A mí me encanta el sabor de casi todas las marcas de Kombucha, y algunos de los nuevos sabores con jengibre (u otros) y en mi opinión, son realmente deliciosos.

Por Catherine Ebeling RN, BSN

y Mike Geary, Especialista Certificado en Nutrición

Melatonina: Porque Necesita Oscuridad Toda La Noche

Posted: 09 Apr 2017 11:00 PM PDT

Su recamara necesita estar muy oscura durante la noche, tanto que no pueda saber dónde está la ventana, tan oscura que si se levanta para ir al baño durante la noche, tendría que ir a tientas despacio para no

chocar con nada. Esto le puede parecer una sugerencia no muy realista,

pero si sus cortinas son lo suficientemente pesadas, usted puede

bloquear la luz de afuera.

Espero que usted no viva a un lado de algún letrero con luces de

neón. Si este es el caso, usted necesitara unas persianas negras y

cortinas también. Si tiene un reloj digital en su recamara, voltéelo para

que la luz no se vea, incluso esta pequeña cantidad de luz puede

afectar su sueño. Las luces nocturnas no deben permanecer en el

dormitorio.

Si usted simplemente no puede invertir en oscurecer completamente

su dormitorio entonces podría considerar un antifaz para los

ojos. Yo lo uso cuando vuelo en avión toda la noche y realmente

hacen la diferencia. Como sea, es definitivamente una opción inferior

a tener un dormitorio completamente oscuro mientras duerme.

Una vez que su dormitorio este totalmente oscuro, usted tendrán

una fuerte y saludable ventaja para tener una buena noche de sueño.

Esa ventaja se llama melatonina.

La melatonina es una hormona natural producida por la glándula

pineal (una glándula sensitiva a la luz que se encuentra en la base del cerebro) y que es liberada cuando cae la oscuridad. La melatonina lo hace sentir somnoliento y lo ayuda a alcanzar ese profundo y reparador sueño. Pero la melatonina hace más que solo ayudarlo a dormir—ayuda a la función del sistema inmunológico para apoyar la curación mientras duerme.

La producción de Melatonina óptima es importante para su salud.

La melatonina es producida por la glándula pineal en un ritmo diurno, pero las luces eléctricas, las que mantiene el cuarto alumbrado después de que el sol se pone, suprimen la producción de melatonina.

Tan pronto como usted se enfrenta a la luz del día o alguien prendiendo la luz en medio de la noche, su producción de melatonina se apaga de repente, y es difícil volver a dormir después. Como consecuencia, las personas que mantienen las luces brillantes prendidas hasta que se acuestan en el medio de la noche solo tienen producción de melatonina óptima por la mitad de las 8 a 10 horas de sueño que deberían de tener.

La Melatonina y El Cáncer

La melatonina es uno de los antioxidantes más fuertes y muchos expertos creen que es una de las herramientas más importantes contra el cáncer. En animales de laboratorio, la interrupción de los ritmos diarios naturales del cuerpo ha causado el crecimiento de tumores cancerosos de 2 a 3 veces más rápido. Además, se ha encontrado que la melatonina frena la producción de estrógeno, el cual promueve ciertos tipos de cáncer.

Investigaciones recientes han demostrado que la exposición a la luz durante la noche incrementa significativamente el riesgo de cáncer de seno.

Otra hormona que se incrementa por un sueño inadecuado es la insulina, y altos niveles de insulina están vinculados con el cáncer.

LA MELATONINA Y SU CEREBRO

La melatonina también tiene importantes efectos en su cerebro.

Las personas que sufren de la enfermedad afectiva temporal (seasonal afective disorder—SAD) tiene niveles de melatonina que fluctúan considerablemente durante el año, mientras que individuos normales tienen la melatonina estable durante el año.

Su mejor opción es incrementar la melatonina con bombillas fluorescentes full spectrum durante el invierno y exponerse a la luz brillante del sol, preferiblemente una hora al día, cuando hace buen clima, y tener oscuridad completa en la noche como se describió previamente.

Dr Mercola

INFUSIÓN DE GUANÁBAMA Y SUS MÚLTIPLES BENEFICIOS!!!!

Posted: 30 Mar 2017 04:36 AM PDT

Nuestro cuerpo es vulnerable a muchas cosas externas, recordemos que vivimos en una sociedad donde el smog y las bacterias están por todos lados y que si bien es cierto contamos con un sistema defensivo como lo es el sistema inmunológico, no quiere decir que no debamos nutrirnos para ayudarlo en ese proceso.

Hay muchas formas de hacer esto pero la mejor es sin duda recurrir a alguna fruta o alimento natural para asó llenarnos de vida y vitaminas, por lo que te recomendaremos una fruta que es fantástica para la salud y que de hecho, se le considera como la fruta que mata el cáncer, hablamos de la guanábana.

La guanábana es una fruta que contiene una gran cantidad de beneficios para la salud pero lo que no muchos saben es que más allá de su fruto, las hojas son las que tienen el verdadero valor nutricional y el día de hoy te enseñaremos la forma correcta de cómo prepararlas para así disfrutar de todos sus beneficios.,


Para realizar la infusión  de hojas de guanábana necesitarás lo siguiente:

* Un litro de agua

* 15 hojas de guanábana

Preparación

* Debes colocar el agua en una olla y proceder a hervirla.

* Ahora toma tus hojas de guanábana y también un tallo cortado en trozos pequeños.

* Coloca dichas hojas junto a los taños en el agua caliente y deja que todo hierva a fuego lento por unos 30 minutos.

* Asegúrate de que el agua se reduzca a la mitad para que el té quede bien concentrado, esta será tu señal de que ya está todo listo

* Filtra bien las hojas y deja que se enfríe.

Modo de consumo

* Debes tomar una taza  unas tres veces al día, en la mañana, en la tarde y en la noche.

Estos vendrían siendo los principales beneficios

* Combate el cáncer eliminando células cancerígenas

* Disminuye la hipertensión

* Controla el asma

* Combate la diabetes y los niveles de azúcar

* Regula tu hígado, ayudando a que se limpie por si solo

* Ayuda a eliminar los tumores

* Acaba con cualquier parásito de tu organismo

* Ayuda con la bronquitis y mejora la tos